¿Has probado ya la experiencia del buceo nocturno? Esa inmersión que se realiza durante la noche es muy especial porque, aunque digan que de noche todos los gatos son pardos, lo cierto es que en el mar las cosas se ven de otra manera.

Para empezar, la oscuridad te permite apreciar los colores del entorno tal y como son en realidad y también puedes ver animales que no son fáciles de observar durante el día.

Además, los animales cambian su comportamiento durante la noche y eso te permite ver una vida marina completamente diferente a la que estabas acostumbrado.

Pero, para muchos buceadores, lo más impresionante del buceo nocturno es observar el fenómeno de la bioluminiscencia, un proceso que se da en algunos organismos que, a través de una reacción química, producen luz. Ver ese brillo en el fondo del mar es puro espectáculo.

Ya te hemos dado las principales razones para querer probar el buceo nocturno y, sabiendo que ya te has decidido, te ofrecemos ahora una completa guía con todo lo que necesitas saber.

Equipo

Para bucear por la noche necesitas tu equipo habitual de buceo pero, además, tienes que añadir una serie de elementos complementarios que son imprescindibles para poder disfrutar de la inmersión.

Yoigo Custom

Lo principal es que te lleves una linterna subacuática, ¿o acaso creías que en el mar encienden las farolas por la noche?

Cada buceador ha de llevar su propio foco, y no uno cualquiera, porque es importante que tenga buena potencia de luz y que sea duradero. No es buena idea quedarse a oscuras mientras buceamos. Otras características importantes de tu linterna son:

  • Luz concentrada en un cono para aguas con gran cantidad de partículas en suspensión.
  • Luz amplia para zonas grandes, en las que hay menos vida y menos obstáculos.

Además, la linterna más adecuada es la que tiene bajo ángulo, porque es más versátil y se puede utilizar en diversas circunstancias.

Todo esto es importante para dentro del agua pero también es necesario iluminar el lugar en el que se monte el equipo. Una buena luz es fundamental para que la experiencia sea completa.

Algunos expertos recomiendan que sea una buena luz LED, de al menos 20W de luz halógena. Y los buzos suelen utilizar antorchas halógenas, aunque estos aspectos son más técnicos y es mejor que te informes bien en tu tienda de buceo especializada.

En resumen, es importante que lleves contigo luz suficiente para la inmersión nocturna:

  • Luz principal. Una linterna que funcione durante toda la inmersión y con buena potencia.
  • Luz de repuesto. Por si falla la principal, tiene que tener luz suficiente para permitir el ascenso.
  • Luz de fondo permanente. Es una fuente de luz adicional que se enciende durante la inmersión y permite conocer la posición de cada buzo.

Todo esto tiene como objetivo proporcionar la mayor seguridad posible.

Señas

Durante una inmersión nocturna no es posible comunicarse con las manos con los demás buzos de la misma manera que lo hacemos durante el buceo de día. Por tanto, nos veremos obligados a realizar señales lumínicas bajo el agua y es importante que las conozcas previamente.

Un error muy común cuando se tiene poca experiencia en el buceo nocturno es tratar de comunicarte con un compañero enfocando su cara con la linterna. Bien, esto es como poner las largas cuando vas con el coche por la noche cuando viene alguien de frente. Lo vas a cegar y no te va a servir de gran ayuda.

Lo correcto es iluminar con la linterna nuestras propias manos para que nuestro acompañante las vea, y realizaremos las señales habituales de buceo que ya conocemos (porque te las hemos contado en este blog).

Además, hay dos señales muy importantes en el buceo nocturno que puedes hacer con el foco y sin necesidad de mover las manos:

  • OK: hay que mover la linterna realizando un círculo.
  • Algo no va bien: hay que mover la linterna de arriba abajo, de forma vertical.

Con estas dos señales, y con las ya habituales, podremos comunicarnos con los demás buzos sin ninguna dificultad.

Dónde bucear

Si ya tienes experiencia, sabrás que lo mejor es realizar el buceo nocturno en zonas que ya conoces. Y, si no la tienes, serán los monitores de la actividad los que te lleven al lugar adecuado.

Se corren menos riesgos en terreno ya conocido y es aconsejable incluso realizar una inmersión diurna previa ese mismo día para tantear la zona y comprobar posibles obstáculos.

Hay que buscar las zonas mejor protegidas del oleaje y de las corrientes, y que no presenten cambios de marea importantes. Lo más deseable es que el buceo nocturno se practique en aguas cristalinas. No siempre es posible, pero es lo más recomendable para poder disfrutar al máximo de la experiencia.

Si queremos ver muchas especies, el mejor lugar para bucear de noche es en zonas rocosas, donde los peces descansan durante el día pero aprovechan la noche para salir a por alimento.

Consejos a tener en cuenta

Una inmersión nocturna es un espectáculo altamente recomendable pero, antes de lanzarte a la aventura, es importante que sigas estas recomendaciones:

  • No se debe realizar la inmersión en zonas desconocidas porque la capacidad de reacción es menor.
  • La carga de la linterna debe estar completa para aguantar lo máximo posible, y debe comprobarse continuamente el desgaste de pilas.
  • La luz personal hay que colocarla en un lugar perfectamente visible.
  • Para ver la vida marina nocturna, la inmersión es preferible, como mínimo, dos horas después de que se ponga el sol.
  • Como decíamos antes, es aconsejable una inmersión diurna ese mismo día para percatarse de los posibles peligros.
  • Las inmersiones nocturnas han de planificarse cuidadosamente y hay que llegar al lugar cuando todavía es de día para armar el equipo antes de que oscurezca.
  • Evita bucear en las profundidades porque de noche es más fácil perder la orientación.

Si sigues todos estos consejos, tu experiencia de buceo nocturno será todavía más especial.