No importa las veces que te hayas subido a un avión, siempre da el mismo respetillo que la primera vez, y el que diga que no… ¡miente! Eso sí, poco o nada tiene que ver un aeroplano comercial con los aparatos que vemos en las exhibiciones aéreas, a uno de esos no nos subíamos ni por todo el oro del mundo. Aunque reconozcámoslo: verlos en acción es una auténtica gozada. El mundo de las acrobacias aéreas es punto y aparte. Los pilotos ponen su vida en riesgo en cada maniobra, y ver moverse con esa gracilidad máquinas de miles de kilos es simplemente alucinante.

yoigoescritorio

En España tenemos a la Patrulla Águila, un equipo de especialistas que realiza unos movimientos para perder la cabeza. Eso sí, no son los únicos, ni de lejos. Países de todo el mundo cuentan con sus propios escuadrones, ¡y precisamente de ellos vamos a hablar en el post de hoy de Deportes Riesgo!

Qué es la acrobacia aérea y categorías

Algunos estaréis pensando que qué hacemos hablando de aviones en un blog de deportes de riesgo, ¿verdad? Pues os sorprenderá saber que el vuelo acrobático está incluido en la categoría de deportes. En el fondo, si lo pensáis, su actividad es todavía más exigente y frenética que las de los pilotos del resto de deportes de motor, así que tiene todo el sentido del mundo. Además, os podemos asegurar que para hacer que un bicho de esos se mueva así, hay que estar en muy buena forma.

Las acrobacias demuestran valentía, pero también pericia a los mandos del aparato. Básicamente, además de los giros, están compuestas por tres tipos de rotaciones de los ‘pájaros de acero’:

  • Alabeo: Rotación sobre el eje longitudinal del avión. Es el mismo efecto que podemos ver en una flecha que gira mientras se dirige a su objetivo.
  • Cabeceo: Rotación sobre el eje transversal del avión.
  • Guiñada: Rotación sobre el eje vertical del avión.

Así dicho no parece tan complicado, pero hay que tener en cuenta que la mayoría de las acrobacias incluyen una concatenación de todos estos elementos. Esto hace que algunas de ellas se compliquen hasta el extremo. De hecho, no son pocos los accidentes que hemos visto en este tipo de competiciones.

Y hablando de competición, aunque normalmente lo que vemos son exhibiciones, existen hasta cinco categorías en las que los pilotos pueden demostrar todo su potencial:

Yoigo Custom
  • Primary (o Graduate),  niveles de iniciación
  • Sportsman, que traducido sería ‘deportivo’
  • Intermediate, para pilotos con cierto manejo
  • Advanced, para pilotos experimentados
  • Unlimited, para los verdaderos ases de la acrobacia

Pilotos y orígenes de la acrobacias aéreas

Muchos de los participantes en este tipo de eventos suelen ser militares, ya que la mayoría de las fuerzas aéreas del mundo desarrollado cuenta con uno o varios equipos de estas características. Eso sí, también hay equipos de aviadores civiles que consiguen volar gracias al patrocinio de distintas marcas que depositan su confianza en ellos. Obviamente, unos tienen bastante más horas de vuelo que otros, pero alguna vez se ha dado alguna que otra agradable sorpresa.

Curiosamente, aunque comenzaron a hacerse antes, las acrobacias aéreas tuvieron un gran protagonismo durante la II Guerra Mundial. Tal y como hemos podido ver en multitud de películas bélicas, Midway es una de las últimas, los pilotos las hacían para intentar evadir a sus contrarios. En España, un vasco fue la sexta persona del mundo en hacer un looping con su propio avión de recreo. El looping consiste en que el avión dibuja una circunferencia en el aire y, durante unos instantes, llega a permanecer completamente boca abajo. Lo mejor de todo es que, tal y como confesó él mismo, lo hizo sin querer. Al abrir gas, el avión ejecutó la maniobra por sí mismo. Vamos, que se llevó el susto de su vida, ¡pero su aventura quedó para la historia!

Los aviones de acrobacias, los creados especialmente para ello, pierden algunas de sus características en pro del espectáculo, pero no es nada que no ocurra en un Fórmula 1, ¿o acaso es normal que solo quepa dentro un tipo y que encima vaya justito? ¡Qué menos que pueda ir también un acompañante!

Estos son los mejores equipos de acrobacias aéreas

Los mejores equipos de acrobacias aéreas del mundo, como era de esperar, siempre han solido ser militares. Estos, a diferencia de los civiles, suelen lucir estelas de humo con los colores de sus banderas nacionales, algo que convierte sus vuelos en algo todavía más espectacular si cabe.

En España tenemos el nuestro (también tenemos un equipazo de helicópteros, por cierto, la Patrulla ASPA), pero hay otros muchos que merecen ser destacados, ¿les conocemos?

  • Blue impulse: El el equipo de las fuerzas aéreas de Japón. Lleva volando la friolera de 60 años, aunque como veremos a continuación no es el más antiguo. Da gusto verles moverse en el aire.
  • Turkish Stars: Verles en el aire es una auténtica locura, sobre todo porque es de los pocos equipos que, aún a día de hoy, vuelan con aviones a reacción. Como equipo nacional turco hacen furor en su tierra; de hecho, son los únicos que han conseguido reunir a un público de un millón de personas y sus aparatos son inconfundibles
  • Blue Angels: Uno de los dos equipos top que encontramos en EE.UU. Es el decano de los equipos militares de vuelo acrobático y suele volar con seis aparatos en su formación. Lleva en el aire desde 1946, poco después de la II Guerra Mundial, y muchos de sus integrantes originales llegaron a volar durante el conflicto.
  • Red Arrows: Como buenos ingleses, pueden presumir de ser una de las formaciones más elegantes del circuito. el equipo forma parte de la Royal Air Force, que se dice pronto. Lleva en activo desde 1964 y ha participado en más de 4.000 vuelos entre exhibiciones y competiciones, ¡ahí es nada!

La Patrulla Águila, orgullo patrio

Por suerte, en España contamos también con un equipo de acrobacias aéreas al que es una auténtica delicia ver en acción. Se trata de la Patrulla Águila, el escuadrón que suele encargarse de cerrar los desfiles militares del 12 de octubre, Día de la Hispanidad. Tiene gran fama mundial, entre otras cosas, porque sus siete aparatos fueron los primeros en el mundo en ser capaces de aterrizar en formación. Además, no son nada supersticiosos, porque es el único equipo del circuito mundial que utiliza humo amarillo durante sus vuelos, indispensable para dibujar la bandera española.