Viendo el éxito del post en el que os enseñamos cómo cambiar una rueda de bicicleta paso a paso, en Deportes Riesgo hemos decidido ir un paso más allá. Y es que, aunque sí que solemos animarnos a cambiar la rueda nosotros mismos, lo de ajustar los cambios de nuestra bici ya es otra historia. Solemos preferir acudir a un centro especializado de confianza y dejarles hacer, pero… ¿qué pasa si no nos queda cerca? ¿Y si simplemente queremos ahorrarnos unos euritos para actualizar cualquier otra pieza de nuestro vehículo favorito?

yoigoescritorio

Dicen que todo en esta vida puede solucionarse con una búsqueda apropiada en Google, algo tan simple como ‘ajustar cambios bici’ y ya. Pero a sabiendas de que no siempre resulta tan sencillo… hemos decidido dejaros una guía completa de cómo ajustar los cambios de una bicicleta de montaña. Si vuestra bici no cambia bien ha llegado el momento de ponerle solución, y para eso nada mejor que tener las cosas claras. Y si no, echadle un ojo igualmente a nuestro paso a paso, que el saber no ocupa lugar y nunca se sabe cuándo os vendrá bien poder hacerlo sin ayuda de nadie.

Hoy vamos a aprender a ponerle solución a uno de los problemas más básicos de todo ciclista: los fallos en la caja de cambios. Los cambios son los encargados de variar la fuerza que necesitamos para impulsar nuestra bicicleta, por lo que ya sabréis lo engorroso que resulta no contar con un sistema bien reglado. Para que luego digan que internet no es útil, oye… está claro que nunca te acostarás sin saber una o dos cosas más, ¡y ya os adelantamos que al finalizar este post podréis meteros en la cama con toda la tranquilidad del mundo!

Herramientas necesarias

Todo buen manitas debe tener un buen equipo de herramientas con las que solucionar, o al menos intentarlo, los problemas de su bicicleta. Ya tengamos una bicicleta de carretera o una MTB, mantener los cambios de nuestro vehículo de dos ruedas como el día que la compramos es vital para poder sacarle el próximo provecho sin dejarnos las fuerzas por el camino. De ahí que, si tenemos una bicicleta en casa y la utilizamos con cierta asiduidad, necesitemos al menos estas herramientas:

  • Llaves Allen y llaves Torx, el abc del mecánico ciclista: Con ellas podemos aflojar o apretar prácticamente cualquier tornillo de nuestra bicicleta. Tienen forma de ele, lo que nos permite hacer palanca con cierta facilidad, y lo mejor es tener dos juegos completos para tener cubiertas todas las medidas de tornillo. No hay nada que dé más rabia que ir a trabajar con uno y darnos cuenta de que nos falta precisamente ese tamaño de llave, ¡qué mala uva da, oye!
  • Llaves hexagonales y llaves inglesas: Si las anteriores eran para trabajar con tornillos, estas otras se utilizan para hacer lo propio con las tuercas. Donde hay de lo uno hay de lo otro, no falla, y por eso hay que estar preparados. Las hexagonales son fijas, por lo que al igual que con las Allen y las Torx, conviene tener toda la gama. La llave inglesa, por su parte, tiene una tuerca que nos permite regular el tamaño de su abertura. Si se puede, las primeras son mucho más cómodas de utilizar que la segunda.
  • Un extractor de piñones y un tronchacadenas: Sus nombres dejan muy poco a la imaginación y nos facilitan una barbaridad el desmontaje de estas partes básicas de nuestra bicicleta. Son herramientas muy específicas, pero no por ello excesivamente caras.

Más herramientas básicas para ponernos manos a la obra

Las que os hemos citado en el apartado anterior son, probablemente, las herramientas más específicas que podéis necesitar a la hora de manipular vuestras bicicletas, pero aún os harán falta algunas más:

  • Alicates y destornilladores: Son dos de las herramientas más habituales en la caja de cualquier manitas que se precie, así que en las de un ciclista habilidoso también con las manos no podían faltar. Eso sí, si tenemos un destornillador con las puntas intercambiables ahorraremos tiempo, espacio y dinero. Buscad un kit completo y no tendréis problemas a la hora de solucionar cualquier contratiempo.
  • Martillo y maza, un poco de fuerza bruta: Aunque no suele ser recomendable utilizar este tipo de artilugios con nuestra bicicleta, hay ocasiones en la que no queda otra. Paciencia y un poco de mimo, las claves para no tener que arrepentirse luego.
  • Bridas y abrazaderas, necesarias: Puede parecer algo muy patatero, pero estas tiras de plástico vienen que ni pintadas cuando necesitamos sujetar algo y no encontramos la manera.
  • Recambios de calidad. Si tenemos pensado utilizar nuestra bicicleta con asiduidad, y que nos dure bastantes años, lo mejor es que a la hora de comprarla nos hagamos con varios juegos de piezas originales. Desde tornillos hasta pastillas o zapatas de freno, pasando por un cable de cambio, algo que nos vendrá que ni pintado para lo que venimos a contaros en el post de hoy.

Paso a paso para el ajuste

A la hora de ajustar el cambio de una bici, tenemos que hablar de dos tipos de operaciones diferentes: ajustar el desviador delantero de la bici o ajustar el cambio trasero. Cada uno de estos dos elementos requiere de una atención distinta y, por tanto, de un tratamiento completamente diferente. Aunque lo normal cuando se habla de ajustar el cambio de la bici es estar refiriéndose al cambio trasero, en el post de hoy veremos cómo llevar a cabo estos dos tipos de ajuste.

Yoigo Custom

Ajustar desviador de bici delantero, mucho más fácil de lo que parece

Cuando decidimos emprender por nuestra cuenta una aventura de este calibre, lo primero que debemos tener claro es que hay una secuencia de pasos que nunca deberíamos saltarnos. Seguirla a pies juntillas es la clave para llegar a buen puerto, así que si ya tenéis las herramientas que hemos comentado un poco más arriba… ¡ha llegado el momento de ponerse manos a la obra!

  • De lo primero de lo que debemos asegurarnos es de que ni los platos ni los dientes tengan ningún tipo de deformación. De ser así, de nada serviría la operación que vamos a comenzar, habría que encarar otro tipo de reparación y ahí es probable que no nos quedase otra que acudir a un especialista.
  • Si está todo ok, continuaremos con lo que estábamos. La colocación del desviador delantero de una bici debe tener muy en cuenta tanto la altura como la desviación. Para que lo tengamos claro: su posición ideal es entre un milímetro y un milímetro y medio por encima del diente superior del plato grande. Para medirlo con exactitud, no dudéis en empujar el desviador hasta ponerlo justo encima del plato. Cuando lo tengamos, solo tendremos que apretar el tornillo pertinente para que no se mueva de su sitio.
  • ¿Ya lo tenemos? Bien, pues ahora toca centrarse en la angulación. A la hora de ajustar un desviador de bici, la chapa del mismo siempre debe quedar en paralelo con los platos. Cuando nos hayamos asegurado de que esto es así, lo único que tendremos que hacer es volver a apretar el tornillo de la abrazadera del desviador que toque en esta ocasión.
  • Tras esto, colocaremos la cadena en plato pequeño y piñón grande, ¡toca ajustar el tope inferior del desviador!

Ajustar un desviador de bici, así se empieza

Para comenzar esta operación, nos toca operar sobre el tornillo marcado con la inconfundible letra ‘L’. Dicha letra no hace alusión al lado izquierdo, como podríamos pensar, sino a ‘low’, lento. Con él regulamos la velocidad del plato pequeño, pero nos toca saber bien cómo funciona.

  • Cuando apretamos el tornillo, el desviador se desplaza hacia la derecha, o lo que es lo mismo, hacia los platos. Sin embargo, al aflojarlo ocurre todo lo contrario: se mueve hacia la izquierda, hacia el cuadro.

El secreto de esta operación es que tenemos que conseguir que la cadena quede a un milímetro exacto de la chapa interna del desviador. Paciencia, es la madre de toda ciencia. ¿Y después qué?

  • Lo siguiente que debemos hacer es comprobar que el mando del cambio de platos está en el plato pequeño y que el tensor está en una posición intermedia. Esto es clave para actuar sobre la propia tensión un poco más adelante.
  • Ahora sí, el siguiente paso a la hora de ajustar cambio bici es llevar el cable hasta su posición en el desviador y lo apretamos con el prisionero con ayuda de una llave allen. Tan fácil como tensarlo con la mano, apretar el tornillo al máximo y doblar el cable hacia el interior para que no nos tropiece al pedalear.
  • Después tocará cambiar al plato mediano desde el mando del cambio. Nuestro objetivo ahora es acercar al máximo la chapa del desviador a la cadena sin que llegue a tocarla. El sistema es exactamente el mismo que con el plato pequeño, acercando y alejando con ayuda del tornillo.

Último paso para ajustar desviador bici, actuar sobre el plato grande

Lo primero que debemos hacer para encarar esta última etapa de la puesta a punto del desviador de una bici que no cambia bien es cambiar al piñón más pequeño y, acto seguido, engranar el plato grande.

  • En este caso toca ajustar el tope superior con el tornillo marcado con la letra ‘H’. ¿Qué pasa si el plato no llega a engranar correctamente? Pues que tenemos dicho tornillo demasiado apretado, pero eso se arregla fácilmente, ¡basta con aflojarlo un poco! Si al engranar, la cadena roza con la chapa exterior del desviador, tendremos que seguir aflojándolo hasta solucionar el problema.
  • Al igual que el tornillo con la letra L se correspondía con ‘low’, baja velocidad, la H hace referencia a high velocity, alta velocidad. O lo que es lo mismo, con el plato grande.
  • Es importante ajustar el tornillo en la medida justa porque de él dependerá que el cambio al plato grande sea o no exitoso. Si está demasiado apretado, la cadena rozará, mientras que si está demasiado flojo, esta podría llegar a salirse con facilidad.
  • Por lo general, la mejor forma de saber que está bien ajustado es la siguiente: si al apretarlo notamos que ya nos cuesta, en vez de continuar, tendremos que dar un cuarto de vuelta en la dirección contraria. Tras esto, solo debemos comprobar que todo está ok cambiando varias veces de plato, y si todo va bien… ¡lo tendremos listo!

De esta forma, afrontar un ajuste del desviador delantero de nuestra bicicleta, una operación que hasta hace un momento nos parecía toda una odisea, se convierte en un juego de niños. Basta con tener ganas de hacer las cosas bien y querer ahorrarse unos euritos, y esto último suele traer consigo lo primero, ¡así que seguro que sale bien a la primera!

Ajustar cambio de bicicleta de montaña, ahora el trasero

Tal y como contábamos unas líneas más arriba, cuando una bici no cambia bien y decidimos ajustar cambio bici, tendemos a ir directamente al cambio trasero de la misma. Cierto, no siempre es el culpable, y por eso ya hemos visto cómo solucionar paso a paso un ajuste del desviador delantero. Pero también es cierto que, aunque no siempre sea culpa suya, tiene bastantes papeletas de serlo. De ahí que la operación de cómo ajustar cambio bicicleta montaña sea algo que debamos tener bien controlado. Si la explicación del desviador delantero os ha parecido relativamente sencilla, atentos a esta del cambio trasero, ¡no vais a temerle nunca más a tener que ensuciaros un poco las manos! De hecho, lo más probable es que terminéis incluso cogiéndole el gusto…

La forma más sencilla de hacerlo

Ponerle la cadena es algo muy sencillo, diríamos que demasiado, pero no os preocupéis, que el resto no es para nada la odisea que parece en un principio. Como os dijimos con el desviador, lo único que hay que hacer es seguir a pies juntillas los pasos que os contaremos a continuación. ¿Y si nos perdemos por el camino? Sin problema, solo hay que volver al último paso que hayamos conseguido llevar a cabo con éxito, ¡y conseguir ajustar nuestro cambio de bici a partir de ahí!

  • Lo primero que debemos hacer, una vez engranada la cadena y ajustado el cable, es ajustar el tornillo en la patilla. Para eso conviene percatarse de que la patilla tiene una uña, uña sobre la que deberemos conectar el cambio. La pieza del cambio que conecta con ella siempre debe estar por encima de la uña, nunca debajo. De ahí que, a la hora de atornillar el cambio a la patilla, siempre debamos tensar un poco hacia atrás para que el cambio se apoye sobre dicha uña y no al revés.
  • Deberemos atornillar el cambio con firmeza, para que no se desatornille por nada del mundo. Lo siguiente de lo que tendremos que asegurarnos es de tener engranados el plato mediano y el pión pequeño. ¿Por qué? Pues porque es la posición en la que el cambio está en reposo, o lo que es lo mismo, sin tensión en el cable.
  • Al igual que para ajustar desviador bici, los tornillos juegan un papel clave a la hora de ajustar los topes, así que hemos decidido dedicar un apartado específico a esta información, ¿nos acompañáis? Ya veréis, lo tenemos listo en un tris, ¡nunca pensásteis que ajustar el cambio de una bicicleta de montaña resultase tan condenadamente sencillo!

Para empezar, toca ajustar el tope inferior, ¡manos a la obra!

Los topes de los piñones son para limitar el movimiento inferior y superior de los mismos. Al igual que en el desviador, suelen venir marcados con las letras L (baja velocidad) y H (alta velocidad. Y así es como deberemos ajustarlos para tener nuestra bicicleta en perfecto estado de revista:

  • Primero deberemos ajustar el tornillo H, el de arriba, correspondiente al piñón pequeño. ¿Por qué ese? Porque, tal y como hemos comentado antes, tenemos ahí la cadena por ser la posición de descanso del cambio. Si lo apretamos, acercaremos el cambio hacia los piñones, mientras que si lo aflojamos lo estaremos separando. Lo ideal es apretarlo hasta que esté lo más cerca posible, pero sin que roce. ¿Y cómo lo sabremos? Pues porque al apretarlo demasiado sonará, así que ahí será cuando toque aflojar.
  • El siguiente paso será apretar el tornillo prisionero para tensar el cable. En este paso no es necesario que la tensión sea excesiva, esto lo abordaremos más adelante. Lo que sí necesitamos es que el cable quede bien sujeto, ¡así que apretad con energía!
  • Nuestra siguiente actuación será sobre el cable, pero en el extremo que hay junto al mando del cambio. Tenemos que comprobar si la cadena sube y baja bien por los piñones. Si no sube bien, tendremos que apretar el cable girando, mientras que si lo que ocurre es que no baja bien, tocará aflojarlo girando en el sentido contrario.
  • Lo mejor es que probemos cambiando entre el primer y el segundo piñón hasta que la cadena cambie entre uno y otro con la misma velocidad, y una vez lo tengamos… ¡toca afrontar la última etapa para ajustar el cambio de nuestra bici!

El tope superior, penúltima parada para ajustar una bici que no cambia bien

Ya casi lo tenemos, ahora solo tendremos que subir la cadena hasta el piñón grande y ajustar el cambio de la bici para que esta no se salga hacia los radios de la rueda. Las consecuencias pueden ser nefastas, así que mucho ojo a estos sencillos pasos, ¡siguiéndolos nos garantizaremos una alegría al final del proceso!

  • Una vez con la cadena en el piñón grande, tocará actuar sobre el tornillo L, el que se nos ha quedado abajo tras el montaje del cambio. Es el de la baja velocidad, o sea el del piñón en el que nos encontramos. Si lo apretamos, el desviador se acerca a los piñones, mientras que si lo aflojamos lo estaremos alejando.
  • La mejor forma de comprobar que el ajuste esté bien hecho es comprobar que no hay ningún tipo de roce (la cadena sonaría), y que podemos bajar y subir por los piñones sin ningún tipo de problema.

El ajuste de la tensión del cambio, ¡y a rodar!

Ya dijimos antes que no era necesario tensar el cable en exceso porque lo haríamos a posteriori, ¿verdad? ¡Pues ha llegado el momento! Para ello, pondremos la cadena en el piñón grande y el plato pequeño.

  • Lo primero que deberemos hacer es aflojar el tornillo de la tensión del cambio hasta que suene. Para ello, mientras aflojamos, tendremos que ir pedaleando con las manos. Con el giro del tornillo tenemos que ir acercando el cambio al piñón grande hasta conseguir que suene y que vibre.
  • Llegados a ese punto, tocará hacer justo lo contrario: apretar justo hasta que deje de sonar, no más. Bueno, sí, una vuelta más, ¡ese será el punto en el que quedará completamente ajustado!
  • ¿Y qué ocurre si empezamos a funcionar con la bicicleta y se nos destensa el cable? Fácil, bastará con ajustar el cambio de la bici manualmente desde el extremo del cable que hay junto a la maneta del cambio.

Aunque al inicio de la entrada de hoy os hablamos de multitud de herramientas que deberíais tener por casa si sois aficionados al ciclismo, ya habéis visto que para ajustar cambio bici en muy poco tiempo solo hacen falta un destornillador y una llave allen. Eso sí, no todos los problemas que nos van surgiendo se arreglan de una forma tan sencilla, así que procurad ir surtiendo vuestro banco de herramientas de todo lo que comentamos al principio.

Si os ha gustado esta guía sobre cómo arreglar una bici que no cambia bien, atentos, que muy pronto llegarán otras. Dicen que el saber no ocupa lugar, ¡y en este caso añadiríamos que nos ahorra un buen pico que poder invertir en nuestro capricho sobre ruedas!