Contemplar el fondo marino es una de las experiencias más singulares que puedes disfrutar en la vida. Y si además eliges un destino ideal para el buceo y el ocio como las Islas Canarias, entonces se convierte en algo irrepetible que recordarás para siempre. Si tienes en mente realizar un viaje dentro de poco, en la entrada de hoy vamos a hablar de las mejores playas para bucear en Lanzarote.

30gb sinfin

Puerto del Carmen

Playa del carmen - Lanzarote

Comenzamos con el Puerto del Carmen, un lugar idóneo para ver el fondo marino. Sus playas están situadas en las aguas templadas del Trópico de Cáncer. Que unido a los vientos de Sahara propician un clima muy agradable durante todo el año. De hecho, podremos realizar inmersiones con temperaturas que rondan los 17 y 24 grados en la costa.

Y por supuesto, destaca por su fondo marino lleno de tesoros ecológicos. Frente al Puerto del Carmen podemos encontrar un acantilado sumergido de más de 3 kilómetros de profundidad, con algunas de las zonas de inmersión más atractivas de todo el mundo.

La Catedral

La Catedral está formada por una enorme bóveda natural salpicada de bancos de arenas y numerosas cuevas. Aquí podremos observar peces araña, topaculos, angelotes, cangrejos de arena y el protagonista indiscutible de estas aguas: el tiburón ángel.

El agujero azul

Tenemos también que destacar el agujero azul, que recibe su nombre porque tiene forma de túnel y desciende hasta lo más profundo. Un trayecto fascinante para los amantes del buceo, ya que en las oquedades residen mantas, angelotes, caballitos de mar y exuberantes jardines de corales.

Otras zonas de inmersión en Puerto del Carmen

Además, en el Puerto del Carmen hay otras playas de arena blanca geniales para bucear, como por ejemplo el Muellito, Veril de Fariones o la Bahía de Playa Chica, bajo la cual se encuentra la zona de inmersión del Coral Naranja. Todo un espectáculo de color.

Yoigo Custom

Playa Blanca

Bucear en playa blanca

Seguimos con Playa Blanca, con una ubicación envidiable enfrente del centro de la ciudad. Se trata de una de las mejores opciones para bucear en Lanzarote. Y no solo por tener a mano distintas opciones de ocio durante día y noche.

También vamos a disfrutar de un paisaje marino formado por la acción de la lava volcánica. Esto da lugar a formas realmente impresionantes, que parecen salidas de la imaginación de un artista más que de la propia naturaleza. Una experiencia realmente inolvidable.

Las Coloradas

En Playa Blanca está otra de las zonas de inmersión más populares de las Islas Canarias: Las Coloradas. Un enorme arenal que desciende por una cornisa repleta de anémonas gigantes, morenas, pulpos y multitud de especies marinas.

Playa Flamingo

También tenemos Playa Flamingo, que es una zona de buceo muy tranquila perfecta para toda la familia. Con numerosos bancos de bicudas, gueldes y atunes. Además, la arena blanca es el hogar de angelotes, mantelitas y tembladeras.

Otras zonas de inmersión en Playa Blanca

Queremos mencionar al menos otros puntos de inmersión muy interesantes, como el Emisario o Punta Berrugo. Y, por supuesto, el Museo Atlántico. El primer museo submarino de Europa a 12 metros de profundidad. Con una superficie de más de 2.500 metros cuadrados que hará las delicias de los buceadores.

Isla de la Graciosa

Bucear en isla graciosa - Lanzarote

En la Isla de la Graciosa encontramos una de las reservas naturales más excepcionales de todo el mundo, conocida como el Archipiélago Chinijo. En sus más de 70.000 hectáreas se concentra hasta el 90% de toda la vida marina de Lanzarote. Si tienes suerte, aquí podrás ver hasta delfines y ballenas. Y los pequeños nudibranquios, moluscos muy coloridos que son una delicia contemplar.

Mejores playas de Isla de la Graciosa

Algunas de las mejores zonas de inmersión en la Isla de la Graciosa de Lanzarote son la Burrera, el Bajo de las Gerardias, la Cañas o los Roncadores. Se caracterizan por sus espectaculares laberintos de corales milenarios y la presencia de especies como tiburones ángeles, mantas, rayas y morenas. La Graciosa es uno de los mayores tesoros ecológicos de nuestro país y un lugar ineludible para los amantes del buceo.