Ya te hemos hablado en alguna ocasión de la importancia de dar a nuestro equipo de buceo el mantenimiento y los cuidados adecuados para alargar su vida útil y, de paso, ahorrar algo de dinero al no tener que reemplazarlo antes de lo deseado.

Un mantenimiento regular y adecuado nos dará la garantía de poder utilizar nuestro equipo de buceo por más tiempo en buenas condiciones, ya que un material bien cuidado nos puede durar muchos años.

¿Cómo realizar un buen mantenimiento de tu equipo?

No todo el mundo sabe cómo cuidar bien su equipo de buceo y eso es un problema porque puede poner en riesgo nuestra propia seguridad. Por eso, aquí te dejamos algunos consejos sobre cómo realizar un buen mantenimiento de tu material de buceo.

El traje de neopreno

Nuestro traje de neopreno generalmente tiene un coste elevado, así que si no lo cuidamos bien, para empezar, nos saldrá muy caro. Se trata de un elemento que se puede dañar con facilidad si no lo cuidamos correctamente, porque está expuesto a los rayos ultravioleta.

Por eso, la primera precaución que debemos tener es mantener este elemento a la sombra. ¿Y qué otros cuidados necesita?

  • Lavarlo con agua dulce después de cada uso.
  • Secarlo a la sombra.
  • Limpiarlo por dentro.
  • Guardarlo en un sitio fresco y seco.
  • Tener cuidado con cremalleras y cierres.
  • Guardarlo colgado.

Puede que todos estos consejos ya te suenen porque en este blog hemos hablado de cuál es la mejor manera de cuidar nuestro traje de neopreno, pero no está de más recordarlo.

Yoigo Custom

La máscara, el tubo y las aletas

A veces prestamos poca atención a este material pero la máscara, el tubo y las aletas también son elementos sensibles y no se pueden guardar de cualquier manera. Para empezar, procura no aplastarlos con el resto del equipo o tendrás que comprar material nuevo cuando vayas a volver a utilizarlo.

Si no quieres que se deterioren, guarda estos elementos respetando sus formas. Si has guardado las cajas en las que venían cuando los compraste, puede que ése sea el mejor sitio para guardarlos de nuevo.

Además de eso, ya sabes que hay una manera de cuidar tus gafas de buceo para que no se empañen y procurar que duren más.

Pero también es necesario aclarar bien con agua dulce las aletas después de usarlas, ponerlas con la pala hacia arriba si las vas a dejar de pie, no exponerlas al sol y, si vas a estar un tiempo sin usarlas, es recomendable que les pongas un poco de polvos de talco.

El chaleco

Después de cada inmersión, procura sacar de tu chaleco toda el agua que haya entrado. Enjuágalo con agua dulce por fuera y por dentro. El objetivo es eliminar toda la sal y toda la arena que le hayan podido entrar para evitar que se estropee.

Revisa y limpia el inflador del chaleco y procura dejar sus bolsillos vacíos porque lo que se quede dentro lo puede dañar.

Y, al guardarlo, hazlo en un lugar seco, a la sombra y ligeramente hinchado.

La botella

Es muy importante llevar al día las inspecciones necesarias y obligatorias de las botellas y, para eso, hay que ponerse en manos de personal especializado. Si la fecha de revisión se ha pasado, no hagas la inmersión porque puede ser peligroso.

El cuidado y mantenimiento de las botellas es imprescindible por cuestiones de seguridad. Para ello, sigue estas recomendaciones:

  • Cuidado con los grifos, un golpe puede producir un escape de aire.
  • Nunca las dejes al sol.
  • Guárdalas en posición vertical y con algo de carga, nunca vacías.
  • Su transporte ha de realizarse en posición horizontal y nunca con la botella a máxima presión. Evita los roces entre botellas y nunca dejes los reguladores colocados.
  • Al cargarlas, no rebases la presión de trabajo y realiza la carga de forma gradual. Es aconsejable meter la botella en un recipiente con agua mientras se está cargando.

Factores que pueden deteriorar tu equipo de buceo

Como ves, hay elementos de tu equipo de buceo que requieren de unos cuidados especiales e incluso de la supervisión de personal cualificado. Pero nosotros también tenemos que conocer ciertos aspectos que son muy importantes para que nuestro equipamiento de buceo cumpla con todas las garantías de seguridad.

Para que nuestro material funcione correctamente, debemos cuidarlo de la forma correcta y tener en cuenta los siguientes factores para que nos dure el máximo tiempo posible:

El agua salada

El agua salada es muy corrosiva con nuestro material de buceo y, por eso, insistimos en que después de cada inmersión hay que limpiar todo el material con agua dulce abundante. Y, si vamos a dejar nuestro equipo un largo período sin utilizar, es todavía más necesario.

La exposición del sol

Dejar nuestro material al sol durante un largo tiempo es condenarlo a la muerte. El sol desgasta mucho los materiales y de una forma acelerada, así que busca siempre la sombra para que sea más duradero.

La oxidación

Hay partes de nuestro equipo de buceo que se pueden oxidar por la humedad. Por eso, además de enjuagar tu equipo, también debes procurar que se seque bien antes de guardarlo. Procura también guardar el material en un lugar sin humedad y correctamente ventilado o te llevarás una desagradable sorpresa la próxima vez que quieras utilizarlo.

La suciedad

Los restos de arena, de sal, de algas o de cualquier otra partícula que se pueden quedar en nuestro equipo de buceo pueden dañarlo. La limpieza es básica para que nuestro material dure. No te olvides nunca de hacerlo.

Fin de temporada, ¿cómo guardarlo?

Ya te hemos contado algunos consejos sobre cuál es la manera adecuada de guardar el material de buceo. Solamente debes aplicarlos para que tu equipo dure lo máximo posible.

Como regla general, guarda tu material ya limpio, seco, fresco, en un lugar donde no esté expuesto al sol y sin humedades, procurando que no se deforme ni se estropee. Sólo tienes que darle ‘cariño’ para que su vida útil sea lo más larga posible.