El buceo en apnea es una actividad que cada vez más personas quieren practicar pero se trata de un deporte de alto riesgo que no está hecho para cualquiera. Hacen falta una buena forma física y una preparación adecuada a la hora de sumergirse y aguantar la respiración. Conoce todo lo que debes saber para adentrarte en este mundo con la máxima seguridad.

¿En qué consiste?

El buceo en apnea, también llamado buceo libre o a pulmón, es un deporte de riesgo extremo que consiste en recorrer largas distancias bajo el agua sin respirar.

Para poder practicarlo hay que estar en muy buena forma física y hace falta mucho entrenamiento para llevarlo a cabo con seguridad.

Seguramente, después de ver a Pilar Rubio metida en una piscina en El Hormiguero intentando superarse a sí misma lo de la apnea ya te sonaba de algo, pero en ese caso estaríamos hablando de apnea estática. Pero también se tratan de establecer récords mundiales de apnea dinámica, inmersión libre y apnea con peso constante.

Pese a lo arriesgado, los buceadores apasionados de esta disciplina descubren la belleza de la naturaleza acuática en todo su esplendor, pudiendo escuchar todos los sonidos (y el silencio) del fondo del mar, fusionándose con el entorno submarino y tratando de superar un desafío personal que no es nada fácil de conseguir.

Este deporte de riesgo se está convirtiendo últimamente en casi una actividad recreativa porque cada vez más personas quieren practicarla. Pero en esta disciplina no hay apoyo externo de aire y la clave está en saber aguantar la respiración, lo que puede poner al límite nuestros pulmones.

Yoigo Custom

¿Qué le pasa a nuestro organismo cuando aguantamos tanto tiempo la respiración? Hay cursos de apnea en los que se enseña a los valientes deportistas que quieren practicar esta disciplina a controlar la respiración y a sensibilizar el diafragma para poder coger más aire y así aguantar más tiempo sin tener que salir a la superficie a respirar. También es muy importante inducir a nuestro organismo a tener un ritmo cardíaco bajo. Por todo esto, no sólo es importante la forma física sino la capacidad mental para ponerse en una situación tan extrema.

Consejos

Estamos hablando de un deporte extremo. Por eso es muy importante seguir todas las recomendaciones y los consejos que los expertos nos dan para que podamos desarrollar esta actividad con la mayor seguridad posible.

  • Comprueba el estado del mar al planificar tu salida. Unas aguas revueltas no son buenas compañeras de aventura.
  • Conoce tus límites y ten mucho cuidado porque una cosa es querer superarse a uno mismo y otra no escuchar las señales que nos envía nuestro organismo cuando nos ponemos a prueba en estas situaciones.
  • Ya veremos a continuación que esto es básico y obligatorio: ve con pareja. No es un deporte individual por mucho que te empeñes. Ambos cuidaréis mutuamente de vuestra seguridad.
  • Otro consejo que en realidad es una cuestión ineludible es llevar boyas de señalización para marcar vuestra posición.
  • Para no sufrir daños y que no te duela al sumergirte, tienes que compensar tímpanos. Cierra la boca, pinza tu nariz con los dedos y sopla como si quisieras echar el aire por la nariz.
  • Compensa también la máscara porque, mientras desciendes, ésta se va pegando más a tu cara. Eso incomoda la inmersión. Sopla un poco por la nariz para despegarla.
  • No se debe llevar el tubo en la boca en la inmersión. Retíralo directamente.
  • Utiliza plomos pero no te pases porque una cosa es tener ayuda para bajar y otra no poder subir por culpa de tanto peso.
  • El descanso, la alimentación y la hidratación son importantísimas para poder practicar esta actividad.

Normas básicas

Además de todos los consejos anteriores, hay normas imprescindibles (algunas de ellas ya las has visto antes entre las recomendaciones) que no debes pasar por alto cuando practiques buceo en apnea si quieres hacerlo de una manera segura:

  • Es importantísimo hacer al menos un curso de buceo con expertos cualificados en apnea.
  • No bucear solo. Está prohibido. Imagina que te quedas sin aire y no te da tiempo a salir a la superficie. ¿Quién te ayuda?
  • Llevar siempre la boya de señalización con la bandera adecuada.
  • Nunca tener el tubo en la boca durante el buceo.
  • No hiperventilar siempre.
  • Nunca forzar la compensación en los oídos.
  • Descansar entre buceos.
  • Utilizar un peso adecuado que no lastre demasiado.
  • Beber en pequeñas cantidades y con frecuencia, incluso si no tenemos necesidad. ¡Hay que estar hidratados!
  • No bucear con el estómago vacío pero tampoco después de comidas copiosas.
  • Hacer siempre algunas inmersiones de calentamiento, sin sobrepasar los cinco metros de profundidad.
  • Comprueba que te encuentras en perfectas condiciones de salud. Una visita al médico al año no hace daño.
  • Respeta las normativas del lugar en el que practicas la inmersión.
  • Nunca vayas incomunicado. El teléfono móvil y cualquier otro elemento que te permita pedir auxilio en caso de necesidad es un elemento imprescindible para llevar a cabo esta actividad.

Principales riesgos

De media, unas veinte personas mueren cada año practicando buceo en apnea. Así que, cuando hacemos hincapié en que éste es un deporte extremo, no es ninguna broma. Por eso hay que tener mucha precaución para prevenir accidentes. ¿Cuáles son los riesgos más frecuentes de esta actividad?

Síncope

Perder la consciencia y desmayarse es más habitual de lo que crees por la presión derivada de la falta de oxígeno.

Hiperventilación

Se produce por una respiración excesiva, algo que suele ocurrir cuando estamos muy nerviosos o tenemos mucho miedo. Mucho cuidado porque puede provocar síncopes.

Calambres

Aunque no te parezca algo grave, puede impedir que te muevas con destreza y que salgas del agua a tiempo. No lo consideres un mal menor.

Cansancio

Si vas sin descansar y habiendo comido poco, puedes sufrir un síncope. El descanso es fundamental. Si no lo haces lo suficiente, mejor quédate en casa.

También pueden producirse otras complicaciones como presión arterial y arritmias o la enfermedad descompresiva. Por eso es muy importante seguir todos los consejos de tu instructor y estar en muy buenas condiciones físicas para practicar este deporte.