El tubeless es un sistema que almacena el aire de la rueda de tu MTB a través de un líquido sellante. Las ruedas con tubeless no utilizan cámara y, en caso de pinchazo, es este líquido el encargado de reparar la avería.

Es importante señalar que no todas las ruedas de bicicleta de montaña están preparadas para llevar tubeless -porque se requiere de una llanta especial y de un neumático tubeless o tubeless ready- pero, si tú sí que lo utilizas, debes saber que es recomendable cambiar este líquido de forma periódica. ¿Quieres saber cuándo y cómo? En este post te lo contamos con detalle.

¿Cada cuánto cambiar el líquido tubeless?

Te lo acabamos de decir. ¿Te pensabas que el líquido tubeless dura para siempre? Malas noticias: ¡no es así! Y, si no quieres lamentarlo, tendrás que cambiarlo con la frecuencia adecuada para que este líquido antipinchazos no pierda efectividad.

Lo más recomendable, según los expertos, es que añadas líquido cada dos o tres meses, como máximo.

Hay que decir que la vida útil del líquido tubeless es variable en función de cada fabricante, y también de otros factores como el uso que des a tu bicicleta o la época del año.

Como decimos, la norma general es entre dos o tres meses pero también hay ocasiones en las que hay que hacer ese cambio en menos tiempo. ¿Cuándo?

Yoigo Custom
  • Si usamos poco nuestra MTB, porque se puede haber secado el líquido en la parte baja de la rueda al no haberse movido.
  • También tiende a secarse en verano. No te arriesgues a pasar todo el verano sin cambiar el tubeless.

Si no cambias el tubeless a tiempo, el líquido se secará y se solidificará, lo que hará que pierda sus propiedades y no sólo puedas tener un pinchazo sino que, en caso de que éste se produzca, sus consecuencias pueden ser peores y más costosas para ti y tu bicicleta. Vamos, que la reparación sería más cara.

¿Cómo comprobar su estado?

Para comprobar cuándo es el momento necesario de cambiar el tubeless de tu MTB, hay un sencillo método que podemos hacer nosotros mismos sin tener que llevar nuestra bicicleta al taller.

Te puede ocurrir que, cuando estás practicando ciclismo de montaña y tienes un pinchazo, te percates de que la causa es que el tubeless se ha solidificado. Ahí es fácil ver que hay que cambiar el líquido. Pero, si no te ha ocurrido algo así, comprobarlo es muy sencillo, aunque hay que ser muy cuidadoso. ¿Cómo se comprueba?

  1. Desinfla por completo la rueda.
  2. Toma la llave de tu kit tubeless y quita el obús (la parte desmontable de la válvula).
  3. Coloca la válvula en la parte baja de la rueda (para evitar que el líquido se derrame al extraer el obús).
  4. Introduce la jeringuilla que viene en tu kit tubeless con sonda incorporada.
  5. Succiona con la jeringuilla para extraer líquido.

Así podrás medir con una guía numérica la cantidad de líquido que queda en la rueda. Si sacas menos de la que debe tener la rueda de tu MTB, añade lo que le falta. Si está toda, no es necesario, a no ser que ese líquido tenga un color diferente al original o con fragmentos sólidos. Entonces, será signo de que empieza a solidificarse y que lo mejor es cambiarlo ya.

Pasos para cambiarlo

En el caso de que sea necesario cambiar el tubeless, es preciso sacar todo el líquido que quede dentro del neumático para poder hacerlo correctamente. Después, tienes que seguir los siguientes pasos:

  1. Llena la jeringuilla de líquido nuevo (en cualquier tienda de bicicletas lo puedes comprar).
  2. Si utilizas la misma marca de líquido, no es necesario que desmontes el neumático, sólo tienes que introducir con la jeringuilla el líquido a través de la válvula.
  3. Una vez esté todo el líquido dentro, instala el obús dentro y apriétalo con la llave (con cuidado de no pasarte de rosca).
  4. Usa una bomba de aire para inflar de nuevo la rueda hasta que los flancos talonen; después podrás quitar el aire sobrante para que se adapte a lo que requiera tu neumático o a tus propias necesidades.

Si cambias el tubeless por otro fabricante, tendrás que retirar también el neumático con ayuda de unos desmontables para limpiar los restos del líquido antiguo. Usa agua y raspa con cuidado. Es mejor no mezclar diferentes fabricantes.

Después, sigue el mismo proceso y, al final, no olvides dar unas vueltas a la rueda para que el líquido se reparta y sea efectivo.

Consejos

El mantenimiento periódico de tu MTB es esencial para que la experiencia sobre tu bicicleta sea lo más satisfactoria posible. Eso incluye, claro está, el cambio del tubeless cuando sea necesario.

Cumple siempre con los plazos previstos para sustituir el líquido antipinchazos, comprueba con frecuencia si es necesario realizar el cambio antes de lo previsto y procura no mezclar líquido de diferente fabricante para que la eficacia sea mayor y te evites problemas.

Otro truco: si no sacas tu bicicleta en el último mes, procura al menos girar las ruedas para que no se acumule el líquido y se seque antes de tiempo.

Principales ventajas

¿Tubeless o cámara? Ésa es la gran duda. El líquido antipinchazos cada vez va ganando más terreno, y es que este sistema presenta numerosas ventajas como:

  • Nos permite rodar a menos presión y, por tanto, mejorar el agarre en zonas técnicas o embarradas.
  • Mejora la tracción.
  • Se reduce la cantidad de pinchazos de forma notable.
  • Nos permite ahorrar peso en la bicicleta.

¿Cuál es el gran inconveniente? Pues, como te imaginas, básicamente es que es un sistema más caro que el de cámara pero, a la larga, puede merecer mucho la pena por la cantidad de quebraderos de cabeza que te ahorras en cada reparación de pinchazo.

¿Cuál es el precio de pasarse a una ruedas tubeless? Si tu bicicleta de montaña es reciente, un kit tubeless te puede costar unos 30 euros, pero tendrás que cambiar también la cubierta.