Entre el material que empleamos para el barranquismo podemos encontrar las conocidas como bagas de anclaje, que son esas piezas que utilizamos para asegurarnos a una reunión cuando llegamos a ella.

También se le conoce como cabo de anclaje o cabo de autoseguro y es una parte útil de nuestro equipo aunque no es imprescindible en escalada porque es un elemento de seguridad que no ofrece una protección total y que, por tanto, no sirve de nada si no existen otros mecanismos de protección.

Lo normal es que para atarnos a una reunión utilicemos la cuerda pero sí que son un elemento necesario cuando nos desencordamos haciendo rápel. Igualmente, es práctico para escalada en hielo y alpinismo porque permite autoasegurarse de manera rápida al piolet en muchas situaciones.

Vamos a conocer mejor esta parte de nuestro material, qué variantes existen y en qué ocasiones puede resultarnos de gran ayuda. Conoce a continuación todo lo que debes saber sobre las bagas de anclaje.

Partes de la baga

Las bagas de anclaje han ido evolucionando para adaptarse lo máximo posible a nuestros gustos. Así, podemos encontrar diferencias en cuanto a tipos de nudos, longitudes o materiales con los que se fabrican. En cualquier caso, nunca deben saltarse las reglas básicas de seguridad en la montaña.

La baga de anclaje también recibe otros nombres como baga de descanso, tercera baga o baga corta o cinta corta. En todos los casos, nos estamos refiriendo a la cinta o cuerda con mosquetón que se usa para anclarte a un escalón, chapa o químico, para colgarte y liberar tensión en los brazos cuando te enfrentas a una vía ferrata. Es muy útil en los pasos de más dificultad o cuando la vía ferrata es muy larga y necesitas descansar un poco.

Yoigo Custom

Podemos distinguir tres partes de las bagas de anclaje: conector a la grapa, baga y conector al arnés. Vamos a ver qué es cada una de ellas:

Conector a la grapa

También se le conoce como chapa y, generalmente, es un mosquetón. De manera excepcional, algunos disipadores pueden llevar un gancho fifi. Los hay de muchos tipos y modelos, como veremos más adelante.

Baga

Puede ser una cinta o una cuerda. Hay modelos de disipadores en los que viene una tercera baga cosida con los brazos de los disipadores, pero suelen ser más cortas. También es posible que sea independiente y, así, te permite un mayor alcance.

Conector al arnés

Esta parte de las bagas de anclaje es otro mosquetón/maillon o, simplemente, se usa la misma cuerda o cinta para hacer un nudo.

Tipos de baga

Como decíamos antes, hay diferentes tipos de bagas en el mercado. La diferenciación más básica suele ser la que distingue entre cuerdas y cintas, pero no es la única parte de este material que puede ser de diversas características.

  • Mosquetón. Hay diferentes tipos de mosquetones (de vía ferrata, básico, ovalado, para anclaje específico o de terminación). Los más fiables son los básicos (tipo B) y los de vía ferrata (tipo K). Además, pueden tener el cierre diferente (recto, curvo, de rosca, automático, magnético, etc.). E incluso pueden ser de alambra o sólido. Y hay otras diferenciaciones según el tamaño, el perfil, etc.
  • Gancho fifi. Esta parte de la baga de anclaje es para quienes tienen ya mucha experiencia porque, algunas veces, esta herramienta nos puede dar algún susto. Hay de muchas formas y, generalmente, se usan con chapas y no con grapas.
  • Baga. Hay modelos en los que la tercera baga viene cosida con los brazos de los disipadores. Por tanto, se dice que pueden estar integrados o no en la baga. También pueden ser fijos o regulables. Y, como ya hemos dicho, pueden ser de cuerda o de cinta.
  • Conector al arnés. Con un anillo de cinta cosido, hay dos formas de hacer el nudo de alondra al arnés: entre el bucle superior e inferior del arnés o al anillo ventral. El primero suele ser el más seguro.

Como ves, en cada una de las partes de un cabo de  anclaje se pueden dar diferencias que nos permiten encontrar multitud de tipos de este elemento. Tendremos que encontrar el que mejor se adapte a nuestros gustos y necesidades. Y, si no lo tenemos claro, hay que preguntar siempre a los expertos.

Materiales

Como has visto, cada parte de una baga de anclaje puede presentar numerosas alternativas y eso también incluye el hecho de poder estar fabricados con distintos materiales. Así, podemos hablar de:

  • Mosquetones: de aluminio, de acero, de acero inoxidable o de aluminio y acero. El primero es el más usado en escalada y vía ferrata; los de acero son más para aplicaciones industriales.
  • Bagas: de dyneema, de nylon o poliamida, de cuerda, de kevlar, etc.

Ten en cuenta que se trata de un elemento de seguridad para cuando practicas un deporte de riesgo, por lo que siempre has de valorar tu seguridad por encima de todo a la hora de elegir una baga de anclaje adecuada.

¿Cuándo es recomendable su uso?

Al principio ya advertíamos que las bagas de anclaje no son un elemento siempre recomendable porque nos podemos confiar y, realmente, es de poca utilidad si no llevamos otros elementos de seguridad como las cuerdas.

La normativa es un poco ambigua en este sentido, lo que quiere decir que nos tenemos que guiar por la experiencia de los deportistas avanzados para saber cuándo este elemento es útil para nosotros.

Como decíamos, una vía ferrata durante un descenso, una escalada en hielo o en alpinismo encontramos situaciones propicias para hacer uso de este material. Pero en la escalada, por ejemplo, es más un elemento que nos ofrece protección y que, por tanto, sería mejor no utilizar si no queremos disgustos.

Si quieres evitar riesgos, ten siempre muy en cuenta cuáles son tus limitaciones y minimizar riesgos de caída todo lo posible. Por eso, siempre que sea posible, utilizar nuestra propia cuerda como cabo de anclaje principal. Será mucho más seguro.