En alguna ocasión te hemos hablado en este blog de los diferentes tipos de tablas que existen en el skateboarding pero también es importante saber que no todas se utilizan para la misma disciplina. De hecho, a menudo se confunde el skate con otras modalidades similares como el cruiser y el longboard. Cada una de estas categorías tiene unas características específicas y, pese a sus muchas similitudes, también hay bastantes diferencias entre ellas que debes conocer si quieres convertirte en un auténtico experto en este campo. En este post tienes una pequeña guía para no perderte y para que puedas elegir la disciplina que más te guste o que mejor se te dé.

Diferencias

¿Qué diferencias hay entre skate, cruiser y longboard? ¿Conoces los diferentes tipos de tablas de patinaje? Antes se llamaba skate a todas las tablas de cuatro ruedas que servían para patinar pero este mundo ha ido evolucionando mucho y hay que ser bastante más precisos a la hora de distinguir cada tabla que se usa y cada modalidad para la que se utiliza. Como decimos, hay tres categorías que pueden llevar a confusión. Las principales diferencias entre todas las modalidades están en el tipo de tabla que se utiliza y en los trucos que ésta permite hacer. Veamos cuáles son las características de cada una de las tres disciplinas para saber en qué se diferencian y poder elegir la más adecuada para nosotros.

Skate

La tabla de skate mide, generalmente, 83 centímetros de largo, que es lo que se corresponde con 32 pulgadas, aproximadamente. De ancho, suele tener entre 19 y 21 cm, el equivalente a unas 8 pulgadas. Su forma es cóncava, es decir, con los dos extremos levantados, tanto nose como tail (nariz y cola). Los ejes y las ruedas de la tabla de skate suelen ser duros y pequeños.

Todas estas características facilitan realizar trucos, principalmente. Además, estas cualidades hacen que este tipo de tabla sea apta especialmente para suelo duro y liso, por lo que el lugar ideal para hacer uso de ellas sea un skatepark.

Cruiser

Esta disciplina aúna características del skate y del longboard, pero también tiene cualidades propias. El tamaño de la tabla de cruiser es parecido al de una tabla de skate pero no siempre es igual su forma. Es posible encontrar diferentes versiones. Lo más habitual es que tenga tail para agilizar los movimientos y algunos trucos (con inspiración en los años 70) pero también las hay con nose y de forma cóncava para facilitar dichos trucos. E incluso esta tabla puede ser de plástico y plana, que se utiliza únicamente para desplazarse. Los ejes son de pequeño tamaño pero las ruedas son más grandes y más blandas que en el skate. Este tipo de skate se usa tanto para terrenos planos como para colinas y pendientes con poco desnivel, lo que las convierte en algo más todoterreno que las tablas de skate.

Longboard

El longboard consiste en una tabla larga, es decir, de medidas más grandes que las dos modalidades anteriores. En este caso, nos referimos a todas las tablas que superan los 91 centímetros de largo (36 pulgadas). Además, se pueden encontrar en formas muy variadas en función del uso que se les vaya a dar:

Yoigo Custom
  • Freestyle: concavidades distintas, con nose y tail elevados.
  • Freeride: más concavidad lateral.
  • Dancing: con flex para que la tabla ceda al subirse.

En esta disciplina, las ruedas de la tabla son blandas como en el cruiser pero su tamaño es mayor. Y los ejes son más grandes y altos en líneas generales.

¿Cuál elegir?

Para hacernos una idea más precisa, tenemos que decir que las tablas de skate y cruiser tienen dimensiones similares y que la característica diferenciadora del longboard es, precisamente, que la tabla que se utiliza es más larga y más ancha.

En cuanto a la forma, la del skate es cóncava con la nariz y la cola levantadas para facilitar movimientos, mientras los longboards tienen formas muy diferentes.

Y, respecto a las ruedas, las del skate son más duras y pequeñas. En eso el cruiser y el longboard se parecen, pues las ruedas son de mayor tamaño y más blandas para tener un mejor agarre y poder enfrentarse a más tipos de asfalto. Eso sí, con menor posibilidad de hacer trucos.

Con todas estas características sobre la mesa, hay que recordar que una tabla más ancha permite una mayor estabilidad, igual que una tabla más larga. Pero una tabla más pequeña da la posibilidad de hacer giros más rápidos y eso la hace más apropiada cuando se quieren realizar trucos.

A la hora de elegir entre skate, cruiser o longboard, lo que debes hacer es fijarte en las funciones que te permite aprovechar cada una de ellas en base a sus características. En principio, lo más aconsejable es:

  • Usar el skate para planchar trucos.
  • Utilizar el cruiser para el cruising.
  • Emplear el longboard para un cruising más estable o para dance, freestyle, etc.

Y, una vez que domines la técnica y tengas un nivel más avanzado en este tipo de deportes, adaptes las características de tu tabla hasta que te sientas del todo cómodo sobre ella y puedas sacarle así el máximo provecho.

Cómo patinas, qué quieres conseguir con tu tabla o en qué tipo de terrenos te vas a mover son preguntas que debes hacerte antes de optar por un tipo de tabla o por otro. Dependiendo de cada circunstancia, tendrás que decantarte por una modalidad u otra. Ya has visto que no da igual, que cada situación es diferente y que los objetivos que puedes lograr son distintos. Las diferencias, en muchos casos, son muy sutiles pero terminarás convirtiéndote en un experto y tú mismo sabrás cómo diferenciar lo que necesitas en cada momento según vayas cogiendo práctica.

Como siempre te decimos en este blog, si tienes algún tipo de duda es importante que consultes a los especialistas y en la tienda en la que vayas a comprar tu tabla te sabrán aconsejar perfectamente.