El BMX es una modalidad del ciclismo que se practica con bicicletas de cross cuyas ruedas suelen tener veinte pulgadas de diámetro. Dentro de esta disciplina hay dos categorías:

  1. Carrera, en la que hay que completar un recorrido en el menor tiempo posible.
  2. Freestyle (estilo libre), en la que el objetivo es realizar acrobacias.

En el mundo, el BMX es uno de los deportes extremos o de riesgo más practicados por los jóvenes y seguramente la variante basada en las acrobacias sea la más atractiva para todos ellos porque hay una descarga de adrenalina brutal. El sueño de los aficionados a este deporte es poder realizar espectaculares trucos sobre dos ruedas pero hasta llegar a ser un experto en la materia hay que practicar mucho. El BMX requiere de una gran destreza y control porque tendremos que dominar nuestro cuerpo y también la bicicleta, por lo que entran en juego factores como la coordinación, el equilibrio y otras muchas habilidades que no todo el mundo tiene pero que se pueden entrenar y perfeccionar con el tiempo.

Cada vez más jóvenes ciclistas en España se sienten atraídos por el BMX y, especialmente, por la modalidad de estilo libre. ¿Tú eres uno de ellos? ¿Te gustaría aprender los principales trucos? Si te estás iniciando y quieres perfeccionar tu técnica, conocer movimientos y saltos nuevos y saber cómo colocar tu cuerpo, toma nota de los siguientes trucos para principiantes y pronto serás todo un experto sobre las dos ruedas.

Ollie

El salto más básico en el BMX es el Ollie (igual que ocurre en el skateboard). ¿Te gustaría volar sin alas? Esto es algo parecido. Este truco consiste en despegar las dos ruedas del suelo al mismo tiempo, de manera que quedemos suspendidos en el aire. ¿Cómo se consigue? Hay dos maneras:

  1. La primera es colocando tu cuerpo hacia atrás para que se levante la rueda delantera y, cuando ésta se encuentre en el aire, empujar el cuerpo hacia adelante, encogiendo las piernas para que también la rueda trasera se despegue del suelo.
  2. En la segunda, el objetivo es hacer que las dos ruedas se levanten del suelo a la vez. Para lograrlo, tenemos que flexionar las piernas y dar un salto hacia arriba sin despegar los pies de los pedales. Agarra fuerte el manillar y la inercia te hará volar. ¿Fácil? Eso lo tendrás que descubrir por ti mismo…

Ollie invertido

El segundo truco para principiantes de BMX que vamos a ver es una variación del anterior, puesto que se realiza, básicamente, al revés. Pero, tranquilidad, en el de antes pretendíamos ‘volar’ y en éste el objetivo no es acabar con los huesos por los suelos, aunque las primeras veces ‘chuparás’ más asfalto del que esperas. ¡Ve protegido siempre!

En este caso, lo que tienes que hacer es levantar primero la rueda trasera en lugar de la delantera, como ocurría en el Ollie. En el ollie invertido, inclinamos el cuerpo hacia adelante de un solo golpe y, una vez que la rueda trasera esté levantada, echamos el cuerpo hacia atrás sin soltar el manillar (agárrate con mucha fuerza). Se levantará también la rueda delantera y ¡voilà!, truco conseguido. Obviamente, la teoría es más fácil que ponerla en práctica, ¡ánimo! Y paciencia… Todo sale.

Yoigo Custom

180 ollie

Una vez que tengas dominados esos dos primeros trucos de BMX, podrás ir avanzando un poco más y dar incluso alguna variación a esas modalidades para conseguir giros y saltos más vistosos. Cuando seas un experto sobre las dos ruedas, ya iremos pensando en algo más espectacular pero, para no ir demasiado deprisa en el aprendizaje. Te proponemos continuar con el llamado 180 ollie. Este truco es, básicamente, un ollie tradicional al que se le añade un movimiento final de tu cuerpo hacia un lado para hacer girar la bicicleta 180 grados.

Si te ha resultado sencillo hacer los anteriores, toca dar un paso más pero no te confíes porque vas a necesitar bastante práctica. Vas a poner a prueba tu fuerza y tu coordinación para hacer todo el movimiento completo sin caer al suelo.

Manual

Pasamos a la siguiente fase. En el truco de BMX del que vamos a hablar es importante tener mucha coordinación porque entra en juego también el movimiento de manos. ¡Hay que tocar el freno! El manual -que así se llama- consiste en desplazarnos hacia adelante sin pedalear, ayudándonos únicamente de la rueda delantera de la bicicleta.

Para conseguirlo tienes que inclinar tu cuerpo hacia atrás y levantar la rueda delantera. En el momento en el que sientas que vas hacia atrás, presiona el freno, eso hará que te inclines hacia adelante para no caer de espaldas. No tengas miedo a hacer un movimiento brusco porque lo normal es que, por instinto, si notas que vas a caer, soltarás los pies de los pedales y te pondrás de pie. Tampoco te confíes, que esto no es matemático. Ten paciencia, porque vas a necesitar mucha práctica hasta que aprendas a mantener el equilibrio y empieces a desplazarte fácilmente.

Nose Manual

En este truco de BMX volvemos a dar una vuelta de tuerca a uno de los movimientos de los que ya te hemos hablado a lo largo de este post. En concreto, es una versión invertida del truco anterior, el manual. Invertida no quiere decir con las ruedas hacia arriba, quiere decir con la rueda contraria, claro. En este caso, hablamos del Nose Manual y aumenta la dificultad porque ahora no tendrás que ‘caminar’ con la rueda trasera sino con la delantera. ¡Cuidado con los dientes!

El objetivo, por tanto, es el mismo que antes (pero al revés) y la mecánica es muy parecida. Consiste en inclinar tu cuerpo hacia adelante hasta levantar la rueda trasera y tocar el freno cuando sintamos que nos vamos demasiado hacia adelante. Por lo demás, paciencia y buena letra, que así se consigue dominar este truco.