Los inicios nunca son fáciles pero, si no queremos que el surf nos frustre y lo terminemos dejando, debemos aplicar desde el principio una serie de consejos que nos serán útiles para cogerle el truco cuanto antes y poder disfrutarlo a tope.

No hay que preocuparse porque las cosas nos salgan mal de primeras. Es normal caerse de la tabla mil veces hasta que consigues mantenerte en pie. Y también es normal cometer ciertos errores cuando eres un surfista principiante. Pero no te preocupes porque son errores comunes cuando se está empezando y son bastante fáciles de evitar.

Aquí te damos las pautas para que puedas disfrutar de este deporte desde el primer momento. Sólo tienes que prestar atención.

Antes de empezar a surfear…

Hay errores que se cometen antes incluso de empezar a surfear y que son frecuentes entre los principiantes por una razón obvia: la falta de experiencia.

Es normal tomar decisiones equivocadas o tener comportamientos erróneos que son consecuencia de la falta de información y que hacen que nuestro rendimiento dentro del agua sea peor y, por tanto, no disfrutemos todo lo que deberíamos de esta actividad. Los más frecuentes son no elegir la tabla adecuada y no tener en cuenta tu nivel a la hora de subirte a ella.

Elige bien tu tabla

Hay surfistas principiantes que se vienen muy arriba y que para empezar se compran la tabla más novedosa del mercado, la más profesional. Eso es un gran error y es más frecuente de lo que parece.

Yoigo Custom

Para poder aprender y disfrutar de las olas hay que elegir una tabla que sea adecuada para nosotros. Estamos empezando y no conocemos todos los trucos y maniobras, así que tenemos que intentar que nos ofrezca las prestaciones adecuadas para los movimientos que sí que vamos a realizar.

Lo ideal es comprar una tabla con más volumen y superficie, para que nos aporte más estabilidad y mayor capacidad de remada y arrastre en las olas.

Se consciente de tu nivel

Cuando estamos empezando, es muy importante ser conscientes de nuestro nivel a la hora de tomar decisiones. Tenemos que ajustarnos a lo que sabemos y podemos hacer por una mera cuestión de seguridad.

No debemos arriesgarnos de forma innecesaria porque nos estaremos poniendo en peligro.

Tanto para meternos en el agua, como para elegir el pico donde entrar, el tipo de ola que surfear o el tamaño de la misma, es necesario que lo hagamos con responsabilidad porque la experiencia puede ser mala para nosotros y para quienes vienen con nosotros. ¡Y el surf no es para sufrir!

Errores más comunes de un surfista principiante

Hay otros errores que se cometen ya cuando estás metido en faena. Y, sí, son frecuentes en los surfistas principiantes pero, a veces, los despistes o los excesos de confianza de los surfistas más experimentados también les llevan a cometer estos errores.

Por eso nunca debemos bajar la guardia y aplicar estas recomendaciones cuando nos enfrentemos a las olas. Es un aviso para principiantes, pero aplicable a todos.

El calentamiento previo

Es un error no calentar, estirar y entrenar para el surf. Para practicar este deporte hay que estar preparados físicamente y, para rendir al máximo, es importante practicar también ejercicios de coordinación y equilibrio.

Además, cuando pasamos una época sin surfear, antes de volver hay que entrenar y ponerse en forma.

Pero no es menos importante la preparación mental, de la que a veces también nos olvidamos. Y este deporte necesita de nuestros cinco sentidos.

Remada ineficiente

Hay momentos en los que uno está empezando en el surf y le pueden las ansias por coger las olas. Si llega ese momento en el que casi estás ahí pero al final no te lleva la ola, algo has hecho mal. Y, en este caso, generalmente se trata de no haber remado lo suficiente.

Cuando piensas que ya tienes la ola, lo aconsejable es dar un par de brazadas más para asegurarte.

Ponerse de pie

También se cometen errores a la hora de ponerse de pie sobre la tabla. Si tienes ya un nivel suficiente para salir al pico pero te sigues cayendo de bruces, seguramente no te estás colocando bien en tu tabla o puede que lo estés haciendo bien pero te hayas levantado tarde. Para que esto no te pase, debes practicar en casa hasta que tengas automatizado ese movimiento, así te saldrá natural en el agua.

Colocación en la tabla

Colocarse mal en la tabla es un error de principiante en el surf que también cometen los expertos en algunas ocasiones, aunque estos últimos son capaces de darse cuenta de ello.

Está la opción de colocarse demasiado atrás en la tabla, algo que se comete tanto cuando estás tumbado como cuando estás de pie. Si estás muy atrás, verás que la punta de tu tabla se levanta. Si estás tumbado, estarás hundiendo la cola de la tabla y las olas no te empujarán sino que te pasarán por encima. Si estás de pie y ves que la punta se levanta, significa que tienes los pies muy atrás y eso te frenará.

Luego está el error de colocarse demasiado adelantado en la tabla. Tanto si estás tumbado como de pie, caerás de boca al agua. Por tanto, ¡colócate bien!

Equilibrio

Para no perder el equilibrio, mira siempre hacia adelante y no hacia la tabla ni a tus pies. Además, si no miras hacia adelante, igual golpeas a otro surfista.

Los pies

Una vez consigues ponerte de pie sobre la tabla, tienes que colocar tus pies a una distancia óptima. Busca la comodidad y la estabilidad. Generalmente, eso se encuentra si colocas los pies a la anchura de tus hombros.

Pon la superficie del pie plana sobre la tabla y, como dijimos antes, no te pongas ni muy atrás ni muy adelantado y tampoco coloques los pies muy juntos porque perderás el equilibrio.

Además, tanto el pie delantero como el trasero tienen que apuntar hacia los cantos de la tabla porque hay quien coloca los dedos del pie delantero apuntando a la punta de la tabla y eso es un error porque nos hace perder estabilidad.