Sabemos lo incómodo (y a veces peligroso) que es que, en plena inmersión, tus gafas de bucear se empañen y te resten visión. Por eso, en este post, te dejamos diez trucos para evitar que tu máscara de buceo se empañe.

Pasta de dientes

Aplicar pasta de dientes al cristal de tus gafas de buceo es un truco infalible para que no se empañen. ¿Cómo debes hacerlo? Pon un poco de pasta dentífrica en un paño suave y extiéndela por dentro y por fuera de la máscara (con el cristal seco). Deja la pasta unas doce horas y, después, elimina los restos con abundante agua caliente. Con una sola aplicación verás resultados realmente notables, pero es importante que realices este truco antes de dar el primer uso a tu máscara de buceo.

Fuego

Como sabes, los cristales de las máscaras de buceo, en su fabricación, se impregnan de un protector químico que es el que provoca que se te empañen los cristales. Por eso hay que eliminar esa capa. Una manera es con la pasta de dientes, como te acabamos de decir, y otra es con fuego. Básicamente, consiste en acercar una llama al cristal hasta que éste se oscurezca. El inconveniente es que tienes que tener mucho cuidado de no quemar la goma de las gafas, pero si lo haces bien y con precaución, sólo tendrás que hacerlo una vez. Puedes llevarlo a cabo con un mechero o con una vela. Y recuerda que, al terminar, tendrás que limpiar las gafas con un paño una vez que se hayan enfriado.

Productos anti-vaho

Además de los trucos caseros, en el mercado ya hay productos químicos específicos con los que puedes evitar que tus gafas de bucear se empañen. No es difícil encontrar productos anti-vaho específicos para las gafas de bucear. Suelen ser sprays que te permitirán tener una buena visión durante la inmersión. Sólo tienes que rociarlo en tu máscara cada vez que vayas a utilizarlas en cada inmersión. Pero, ¡mucha precaución!, debes enjuagar bien las gafas antes de usarlas porque ese producto te puede dañar los ojos.

Saliva

Seguro que este truco te lo conoces de sobra. Si no quieres que se te empañen las gafas de bucear, sólo tienes que escupir en los cristales. ¡Todos lo hemos hecho alguna vez! Es el método más antiguo y más popular. Hay que hacerlo con la máscara seca y frotar con el dedo para que se forme una película. No hay que aclarar, sólo echar unas gotas de agua. Sí, es una guarrada y esa saliva puede contener bacterias que van a tus ojos, pero es el método más socorrido y barato de todos.

Detergente lavavajillas

El detergente de lavavajillas es otro producto ideal para que tus gafas de buceo no se empañen. Hay que aplicarlo en los cristales secos y frotar con el dedo hasta formar una película, cuando ya tu dedo se desliza poco y notas la fricción con el cristal, eso indica que la capa de grasa se ha eliminado. Ya puedes sumergir las gafas en agua limpia hasta que no queden restos y usarlas tranquilamente. Para ese aclarado, no se recomienda hacerlo con agua a presión; es mejor, como decimos, sumergirlas y dejarlas con un poco de agua hasta que realicemos la inmersión.

Yoigo Custom

Champú de bebé

Este método para evitar que se empañe tu máscara de buceo es similar al anterior, pero cambiando el producto. Utiliza champú de bebé, que es menos agresivo que el de adulto, y obtendrás un buen resultado. Extiéndelo con el dedo, déjalo actuar durante unos minutos y después acláralo con agua abundante. Eso sí, sin frotar, porque eliminaríamos la película de champú que se ha formado en las gafas, que es la que evita el empañamiento del cristal. Como este truco requiere no eliminar la capa de champú, por eso se utiliza el de bebé, porque, al ser menos agresivo, si te entra en los ojos no te escuece.

Patata

¿Quién no lleva una patata en el bolsillo cuando va a practicar snorkel, verdad? Lo cierto es que no es algo habitual pero éste es otro truco bastante bueno para evitar que tus gafas de bucear se empañen. Hay que enjuagar los cristales, restregar un trozo de patata cruda hasta formar una capa con el almidón y dejar secar. Después sólo hay que enjuagar de nuevo y tus gafas estarán listas para utilizarlas.

Jabón de glicerina

Igual que se puede hacer con el jabón de lavavajillas o el champú de bebé, otra manera de evitar que tu máscara de bucear se empañe durante tu inmersión es utilizando jabón de glicerina. En este caso, tendremos que asegurarnos de que se trata de un producto biodegradable porque, como lo utilizaremos en cada inmersión, tendremos que aclararlo con agua del mar antes de sumergirnos y no es cuestión de ir dejando agentes contaminantes en las playas.

Antigrasas

Un truco un poco más tedioso de realizar para evitar ese molesto empañamiento en las gafas de bucear es empleando un limpiador antigrasa. En este caso, hay que sumergir las gafas en una olla con agua y unas gotas de este producto. Se pone la olla al fuego durante unos minutos y eso hace que la película protectora del cristal de la que te hemos hablado se quite. No es el truco más ágil de hacer, pero también es una opción.

Coca-Cola

El último truco del que te vamos a hablar para evitar que tu máscara de buceo se empañe es la fórmula de la Coca-Cola. No es que sepamos el secreto del refresco más famoso del mundo sino que, utilizando este producto, también puedes conseguir tu objetivo. Consiste en sumergir tus gafas en Coca-Cola durante toda una noche. Al día siguiente ya puedes utilizar tus gafas de buceo sin miedo a que se empañen durante la inmersión.

¿Y tú? ¿Qué truco utilizas para que tus gafas de buceo no se empañen constantemente cuando estás en el agua? ¿Tienes algún remedio que no esté en esta lista? Te invitamos a comentarlo con nosotros.