¿Has decidido formar parte del mundo del surf? Es el momento de hacerte con el traje que mejor se ajuste a ti. ¡Con esta guía básica será pan comido!

Características: materiales, grosor y cremalleras

El traje de neopreno es imprescindible para la práctica del surf, sobre todo en los meses de invierno.

Esta prenda nos proporciona la protección que necesitamos para poder disfrutar de nuestro deporte favorito en cualquier estación del año, aunque la temperatura sea baja.

El neopreno es un material de caucho sintético muy utilizado para la fabricación de material deportivo porque posee unas características que lo hacen muy útil en muy diversos contextos:

  • Tiene una gran resistencia.
  • No pesa demasiado.
  • Es flexible en un rango amplio de temperaturas.
  • Tiene gran estabilidad química.
  • Sufre una degradación mínima por el sol, el agua u otros agentes medioambientales.

Los trajes de neopreno son de un material sintético con muchas células llenas de gas en su interior, lo que funciona como un aislante térmico y, además, de mucha flexibilidad y confort.

Tipos de neoprenos

Como seguro que has comprobado ya en la playa aunque no seas un experto en surf, hay muchos tipos de traje de neopreno, con diferentes combinaciones de largo entre brazos y piernas. ¿Quieres saber cómo diferenciarlos?

Yoigo Custom
  • Shorti: Es el traje de neopreno de manga y pantalón corto.
  • Spring: Son trajes de neopreno de manga larga y pantalón corto y, como su propio nombre indica, son los más adecuados para la primavera, cuando no hace demasiado calor pero tampoco hace tanto frío.
  • Convertible: Estos trajes de neopreno están pensados para que puedas utilizarlo en cualquier época. Bastará con ‘desmontar’ piernas y/o brazos en función de si necesitas que sean cortos o largos.
  • Full: Es el traje de neopreno de manga larga y pantalón largo. Es el de uso más común.
  • Hooded: Este tipo de traje de neopreno no sólo cubre toda la pierna y todo el brazo sino que, además, cubre la cabeza, dejando solamente al descubierto la cara. Son los típicos de buceador, pero hay surfistas que son más frioleros o que se enfrentan a temperaturas más bajas que también los usan.

Cómo acertar con la talla

Las propiedades que tienen los trajes de neopreno los convierten en un perfecto aislante. Nos protegen del frío evitando que nuestro cuerpo entre en contacto directo con el agua y manteniendo el calor corporal.

Aun así, son prendas húmedas y será el grosor de las mismas el que determine si nos entra más o menos agua al interior. Por eso, una de las cuestiones que debemos tener en cuenta a la hora de elegir un buen traje de neopreno es que sea de nuestra talla o lo acabaremos lamentando.

Nos debe quedar ajustado pero, a la vez, permitirnos libertad de movimientos. Si te está demasiado grande y se te hacen arrugas, estarás incómodo y te entrará más agua, por lo que, encima, pasarás frío. Si te queda pequeño, te costará moverte e incluso respirar.

Para elegir bien la talla de tu traje de neopreno tienes que tener en cuenta diferentes variables:

  • Tu altura
  • Tu peso
  • Tu contorno de pecho

Ten en cuenta que cada fabricante es diferente y que dependiendo de la marca podría variar tu talla. Pide siempre consejo a los expertos pero, para que te orientes, las marcas suelen asignar las tallas en función del peso y de la estatura. Sé preciso con eso y acertarás con lo que estás buscando.

Tipos de cierre

Además del grosor del traje y de la talla, para que el traje de neopreno cumpla correctamente con sus funciones hay que fijarse también en la calidad del cierre porque si se ajusta mejor o peor también influirá en si nos entra más o menos agua en el interior. Existen tres tipos de cierre:

  1. Cremallera en la espalda: Tiene una cuerda que te permite subir la cremallera cómodamente sin ayuda, pero al tener una mayor abertura se puede colar más agua por su costura. Algunos movimientos son más complicados por la posición de la cremallera.
  2. Cremallera en el pecho: Es una cremallera más corta y, por tanto, con menos costuras. Por un lado, eso es bueno porque te entra menos agua. Por el otro, son más rígidos pero permiten mayor libertad de movimientos.
  3. Sin cremallera: Es el que tiene el cierre más moderno y el que da mayor flexibilidad. No hay costuras y, por tanto, entra menos agua y pesa menos el traje. Son más elásticos y ligeros.

¿Dónde vas a surfear?

Es importante también a la hora de elegir un tipo de traje de neopreno u otro tener en cuenta cuándo y dónde vamos a surfear. La prenda que necesites no será igual en mares cálidos que en océanos fríos ni en invierno que en verano, por supuesto.

Dependiendo de la zona en la que vayas a surfear, tendrás que optar entre un traje de neopreno de invierno o un traje de neopreno de verano:

  • Si la temperatura del agua está entre los 9 y los 14 grados, mejor optar por un traje de neopreno de invierno, con manga larga y pantalón largo.
  • Si la temperatura está por encima de los 15 grados, mejor usar un neopreno intermedio, de manga corta y pantalón largo o de pantalón corto y manga larga.
  • Si la temperatura supera los 20 grados, lo mejor será un traje de neopreno de verano, es decir, de manga y pantalón cortos; e incluso los puedes encontrar directamente sin mangas.

Y, si tienes mucho calor, puedes optar por un bañador y tu chaleco o chaquetilla de neopreno. Son muchas horas en el agua, algo de frío va a hacer…

Frecuencia de uso

Como te hemos dicho antes, los trajes de neopreno pueden estar cosidos de diferentes formas. Como decimos, las costuras pueden ser un hueco de entrada de agua al interior del traje y las marcas cada vez se afanan más por evitar esto.

Las costuras cosidas de los trajes clásicos son más ‘permisivas’ con el agua, mientras las costuras selladas de los trajes más actuales tienen un sistema de pegado que evita que por ahí se pueda colar el agua, pero ésos son los trajes más caros, claro.

En función del uso que vayas a darle a tu traje de neopreno, tendrás que decidir si quieres gastar más o menos dinero en él. Quizá si vas a utilizarlo de una forma muy esporádica no merezca demasiado la pena gastarse mucho dinero aunque se cuele un pelín más de agua.