En 2011, el campeón de motos de agua Franky Zapata inventó un propulsor acuático que ha revolucionado por completo el mundo de los deportes de riesgo. En 2012 se llevó a cabo el primer campeonato mundial de flyboard en Doha y ese mismo año se dejó ver en España en las playas de Marbella. En la actualidad, se ha convertido en una de las especialidades más espectaculares que podemos encontrar.

yoigoescritorio

¿Quieres saber más sobre este tema? En la entrada de hoy vamos a hablar del flyboard: el deporte con el que volarás sobre el agua. Veremos en qué consiste, el equipo que hace falta y las mejores zonas del mundo para practicarlo. ¿Estás preparad@? ¡Agárrate que empezamos!

¿Qué es el flyboard?

El flyboard está formado por una tabla voladora con dos botas ancladas, que dispone de un potente motor de chorro de agua que nos permite flotar sobre el mar. El objetivo es realizar todo tipo de piruetas, usando para ello un sistema control de presión inalámbrico que se maneja con la mano.

La propulsión es muy similar a una moto de agua, recogiendo el agua de la proa con ayuda de un turbina y expulsándola por la popa. Pero la principal diferencia es que la tabla está conectada a una manguera de 20 metros, proporcionado una enorme capacidad de empuje y literalmente nos permite volar sobre el agua.

Para disfrutar de esta actividad nos hará falta que alguien nos eleve con ayuda de una moto de agua. Para ello, hay que conectar un extremo de la manguera de la tabla de flyboard al motor de la moto. Esto proporciona la potencia necesaria para impulsarnos y disfrutar de una sensación de absoluta libertad mientras volamos. No obstante, es posible adquirir un kit de control remoto para regular nosotros mismos la potencia del agua. Algo indispensable si estás pensando en practicar el flyboard en solitario.

¿Es complicado? ¡Un poco! Al principio tendrás que acostumbrarte a mantener el equilibrio y desplazarte con movimientos básicos. Solo cuando tengas la experiencia necesaria podrás llevar a cabo las espectaculares acrobacias. Por lo demás, el flyboard no requiere una especial condición física, por lo que puede practicarlo cualquier persona de más de 16 años siempre que no tenga problemas de espalda.

Yoigo Custom

Dónde practicar flyboard

Ya hemos visto cómo funciona el flyboard, así que a continuación vamos a conocer los mejores lugares dónde practicar este deporte de playa.

practicar flyboard

Flyboard en España

En Madrid tenemos dos zonas que son muy populares para practicar este deporte sobre tabla voladora: el pantano de San Juan y el pantano de Los Ángeles de San Rafael. En los últimos tiempos aglutinan a público de toda la comunidad, lo que ha permitido la aparición de un montón de empresas que ofrecen servicios muy interesantes relacionados con los deportes acuáticos.

Barcelona es otro de los destinos más habituales en nuestro país, especialmente para aquellos que prefieren los entornos de costa. Destacan las playas de Badalona y Castelldefels, así como la de la propia ciudad condal. Sin dejar el Mediterráneo nos vamos hasta Alicante y Valencia, con algunas zonas tan emblemáticas como Gandía, Moncada o Manises.

Y seguimos hasta Mallorca, donde podrás elegir entre Porreres, Calviá, El Arenal o Muro. La isla ofrece un paisaje fascinante y cuenta además con uno de los fondos marinos más espectaculares que existen. El clima es ideal para pasar unas increíbles vacaciones, disfrutar de la tranquilidad y practicar tus deportes acuáticos favoritos.

Flyboard en el mundo

Como has podido ver, el Mediterráneo es el escenario más adecuado, ya que las aguas son tranquilas y las temperaturas agradables durante casi todo el año. Un enclave mítico es la isla de Santorini, en Grecia. Sin olvidarnos de la isla de Malta, especialmente las ciudades de La Valeta y Birkirkara

En Italia es muy frecuente realizar flyboard en el lago de Garda, que es el más grande del país transalpino. Está flanqueado de montañas y las vistas son impresionantes, con una enorme superficie de agua que es perfecta para practicar este deporte de riesgo.

Fuera de Europa, el flyboard está muy extendido por el trópico. Destaca la península de Sainte-Anne en la isla de Martinica, donde se encuentra la playa de La Grande Anse des Salines, que tiene forma de media luna y una longitud de 3 kilómetros. O la playa de Pointe du Marin, que cada año acoge a miles de turistas venidos de todas las partes del planeta.

Y finalmente, vamos a acabar nuestra entrada de hoy en Tanzania. Este país africano está asociado tradicionalmente al turismo de safari, pero en los últimos años se ha convertido en una potencia internacional del flyboard. Uno de los puntos más interesantes es Zanzíbar, un paraíso de arena blanca para subirte a la tabla y volar sobre las olas.