Si quieres probar nuevas aventuras y has llegado hasta aquí es que ya te estás frotando las manos con el magnesio para saber todos los secretos de la escalada para principiantes. Efectivamente, en este post cuentas con una completa guía con consejos útiles sobre cuestiones básicas que debes conocer antes de empezar, el material que vas a necesitar, los mejores lugares para iniciarte y algunas recomendaciones para no caer en los errores más comunes. ¡Empezamos el repaso!

¿Qué debes saber antes de empezar?

Cuando eres principiante en escalada en lo único en lo que piensas es en enfrentarte a la pared para intentar llegar al siguiente punto pero hay toda una formación y una preparación física detrás. ¿Sabrías cómo agarrarte a un tipo de presa determinado? ¿O qué tipo de entrenamientos necesitas para mejorar tu condición física?

Seguramente desconozcas la importancia de colocar tus piernas y tus brazos en la posición correcta, o de ejercer la fuerza adecuada en el punto exacto, o de que no todos los agarres se deben coger de la misma manera y que cada uno de ellos tiene un ‘truco’ especial… Vamos a hablar de todo eso a continuación.

Posición de brazos y piernas

Cuando comenzamos a practicar una actividad, los nervios no nos dejan encontrarnos con toda la comodidad con la que nos gustaría. Inevitablemente, nuestro cuerpo se contrae porque, al ser algo nuevo para nosotros, la relajación es algo que nos cuesta bastante al principio. Esto es totalmente normal y no hay que preocuparse por ello pero sí hay que trabajarlo para que, con el tiempo, deje de ocurrir.

También tenemos tendencia a realizar movimientos bruscos que en nada nos ayudan a avanzar sino, más bien, a ponernos más nerviosos porque nos provocan más errores que aciertos.

Poco a poco, tendremos que ir aprendiendo qué cantidad de fuerza tenemos que aplicar en cada movimiento y con qué partes de nuestro cuerpo hacerlo.

Yoigo Custom

Con la práctica nos daremos cuenta de que no sólo es importante la fuerza que ejercemos con dedos, brazos y espalda sino, también -y seguramente más importante- juega un papel esencial la posición de nuestros brazos y piernas.

Es muy importante utilizar las zonas correctas de nuestros zapatos de escalada para aplicar la fuerza adecuadamente a la hora de generar el movimiento de nuestro cuerpo para que éste sea efectivo.

También la colocación de los brazos es importante. Hay que mantenerlos estirados la mayor cantidad de tiempo posible y doblarlos o aplicar fuerza únicamente cuando vayamos a realizar un movimiento o cuando lo estemos haciendo. Si estamos descansando o pensando cuál será nuestro siguiente paso, es mejor relajar esas extremidades.

Esto no se aprende el primer día, así que tendrás que caer muchas veces hasta que sepas controlar tus movimientos.

Agarres

Cuando somos principiantes en escalada no podemos atender a esto pero, cuando vamos adquiriendo experiencia, si queremos progresar en este deporte como escaladores y subir de nivel, tenemos que conocer las distintas presas que existen y cuál es la manera más correcta de agarrar cada una. ¿Cuáles son los agarres más comunes?

  • Regletas. Son presas pequeñas  en las que únicamente cabe una pequeña parte de nuestra falange. Por esto, lo recomendable es agarrarlas con los cinco dedos muy juntos y colocando el pulgar ligeramente sobre el dedo índice. Suelen ser filudas, cortantes o aplanadas.
  • Romos. Se trata de presas grandes o lisas, a las que hay que agarrarse con la mano entera, abierta y ligeramente curva para obtener mayor adherencia. Aquí la colocación de la muñeca es muy importante porque es la referencia que tendremos para saber si estamos o no muy separados de la pared y de la presa. Es donde hay que fijarse para corregir correctamente la posición.
  • Pinzas. Son presas en las que una parte debe agarrarse con el pulgar y la otra con el resto de dedos de la mano. Ambas zonas están opuestas.
  • Monodedos, bidedos o tridedos. Estas presas reciben su nombre por el número de dedos que es necesario para agarrarse a ellas y es fácil de distinguir. Se suelen presentar en forma de hoyos o hendiduras y en cada una de ellas sólo cabe un dedo, dos o tres, dependiendo de la tipología. En estos casos, el agarre debe realizarse con los dedos fuertes. En este caso, para el monodedo será el dedo corazón; para el bidedo serán el dedo corazón y el anular; y, para el tridedo, se añade el dedo índice a los dos dedos anteriores.
  • Dobles. En este tipo de presas caben las dos manos a la vez y son perfectas para descansar en un momento dado, así como para acomodar determinadas posiciones del cuerpo antes de realizar el siguiente movimiento, hacer cambios de mano o cruzar una mano sobre la otra para poder continuar de una manera más cómoda.
  • Fisuras. Son un tipo de presas que se distingue porque son espacios entre dos paredes, dos fracciones de pared o aberturas en la misma que se pueden agarrar introduciendo los dedos, las manos o los brazos, dependiendo de su tamaño. Este tipo de agarres pueden causar dolor e incluso heridas. por eso se recomienda siempre realizar la escalada con esparadrapo para evitar daños.

Escalada vs descansos

Cuando hablamos de deporte, de cualquier tipo, siempre se nos habla de la importancia de la alimentación adecuada y del descanso indispensable. En la escalada ese aspecto juega un papel esencial.

Es muy importante programar nuestro entrenamiento físico y de escalada de manera que permitamos a nuestro cuerpo tener el descanso que necesita para recuperarse y poder afrontar el siguiente esfuerzo.

Eso dependerá de cada persona pero, para rendir al máximo, lo que se recomienda es entre tres y cuatro días de descanso semanales para no sobrecargar nuestro cuerpo, ya que la escalada, del tipo que sea, es una actividad que, como dijimos antes, nos tensa demasiado y nos obliga a realizar un gran esfuerzo corporal y mental.

Si eres principiante, a lo mejor no sabes que para practicar escalada tienes que estar en buena forma y que va a ser necesario un entrenamiento periódico para conseguir y mantener las condiciones físicas que te permitan practicar esta actividad con garantías.

Así, debemos entrenar para fortalecer dedos, brazos, piernas, core, abdominales, dorsales y demás músculos que entran en juego en este deporte.

Por tanto, a los ejercicios para aprender a escalar hay que sumar otros para estar en forma y es mucho trabajo como para sobrecargar nuestro cuerpo innecesariamente. Lo cual quiere decir, como venimos apuntando, que el descanso es fundamental en escalada.

Equipo imprescindible para un principiante

Con todos los deportes de los que hablamos en este blog te decimos lo mismo: el equipo con el que lo practicas es primordial. Por tanto, asegúrate de llevar el adecuado.

En la escalada también es necesario familiarizarse con el material que utilizas. ¿Qué necesitas?

Zapatillas de escalada

Este elemento es imprescindible en escalada y hay que prestarle especial atención porque las zapatillas son las que te aportarán adherencia y precisión a la hora de moverte.

Procura que sean de tu talla. En este caso, deben ser ajustadas pero sin causarte dolor, rozaduras o similar.

Pruébatelas bien cuando vayas a comprarlas. En este caso, nada de alquilar o heredar. No es algo que se pueda compartir, no es nada higiénico.

Y pregunta a tu vendedor de confianza si tienes dudas, en tu tienda te orientarán mejor que en ningún sitio.

También se les llama tillas, pies de gato o pédulas.

Magnesio y magnesiera

Otro elemento importante en tu equipo de escalada es el magnesio, puesto que te ayudará a llevar las manos secas para poder agarrarte bien.

Para los principiantes en escalada: el magnesio es el famoso polvo blanco que algunos deportistas se ponen en las manos para no resbalar. En este deporte es un salvavidas.

Para llevarlo contigo, no lo puedes llevar en un bolsillo, de ahí que también sea necesario una magnesiera.

Arnés

Obviamente, vas a necesitar una sujeción para tu seguridad, por lo que el arnés es otro de los elementos imprescindibles en tu equipamiento de escalada. Los vas a encontrar de muchos tipos, dependerá de lo que quieras o puedas gastarte.

Lo que debes tener en cuenta principalmente a la hora de elegir es que sea cómodo y que sea de tu talla. Para que te orientes, una vez ajustado el arnés, deben sobrar unos quince centímetros de cinta en la cintura.

Cuerda

La cuerda es otro de los materiales que no pueden faltar si practicas la escalada. Elige una de entre 10 y 10,5 milímetros de diámetro si eres principiante. No es recomendable que sea menor a no ser que tengas ya bastante experiencia en esto.

En la mayoría de los casos, la longitud de la cuerda es suficiente con unos 60 metros.

ATC y mosquetón con seguro

Es importante en escalada contar con un buen ATC, un dispositivo de aseguramiento que funciona como un freno para la cuerda que vas a utilizar en la escalada.

Será tu seguro de vida ante una caída, así que es importante que aprendas a utilizarlo. Para empezar, te tienes que acostumbrar a sostener la cuerda con la mano de freno en todo momento.

Y, además, también es necesario un mosquetón con seguro.

Casco

En muchos deportes de aventura, el casco es imprescindible. Y, como podrás intuir, en la escalada es esencial para tu seguridad. Te protege ante una caída y ante posibles desprendimientos de cualquier cosa, por pequeña que sea.

Procura que sea de tu talla, que se ajuste bien a la forma de tu cabeza y, de paso, que sea de tu gusto, aunque esto último lo dejamos a tu elección.

Cintas express

Vas a necesitar entre doce y catorce cintas express. En este caso, si sueles ir siempre con las mismas personas a practicar escalada, podéis hacer un apaño entre todos para ahorrar algo de dinero.

Con todo este material, tienes los elementos imprescindibles para la escalada si eres principiante. Al contrario que algunos materiales de otros deportes de riesgo, en este caso no es recomendable alquilar ni usar material de segunda mano porque de lo que se trata es de que tengas el cien por cien de prestaciones de todos ellos. Es una mera cuestión de seguridad, ni más ni menos.

Pero, como siempre te decimos, antes de realizar una inversión, ten claro que vas a darle uso al material, fórmate, que te enseñen de qué va esto y, una vez le hayas cogido el gusto, ¡compra todo lo que necesites y a disfrutar!

Sitios en los que practicar

Para iniciarte en la escalada necesitas entrenamiento y aprender las técnicas porque un error puede dar lugar a una caída y una caída, en este deporte, puede ser fatal. Por tanto, vamos a empezar por las recomendaciones sobre dónde empezar a practicar la escalada si eres principiantes:

  • Practica escalando en zonas sencillas, realizando ascensiones sin prisas.
  • Lo más recomendable es empezar en rocódromos con la guía de un profesional.
  • Haz las ascensiones muy despacio al principio.
  • Las primeras veces, céntrate en controlar el miedo y la tensión.
  • Ten mucha prudencia.

Una vez dicho esto, cuando ya te enfrentas a paredes verticales en la naturaleza, tienes que elegir una zona que sea apta para novatos, porque no todas entrañan la misma dificultad ni el mismo riesgo.

En España hay varios lugares que son perfectos para principiantes en escalada. Te vamos a proponer los más interesantes a continuación pero ten en cuenta que, en cualquiera de ellos, cuando estás empezando, lo ideal es ir acompañado de un experto.

Quirós (Asturias)

Aquí existe una de las mejores escuelas de escalada y hay un entorno perfecto en la Cordillera Cantábrica para dar los primeros pasos como escalador e ir subiendo de nivel. En El Llano hay un refugio para los escaladores que quieran pernoctar.

Alfacar (Granada)

Granada tiene una gran variedad de sectores para practicar escalada. La de Alfacar es la más popular para principiantes, aunque hay rutas para todos los niveles. Las vistas también son impresionantes, un aliciente más para empezar tu aventura aquí.

Morata de Jalón (Zaragoza)

En este lugar hay otra de las escuelas más cercanas a Zaragoza, muy conocida y con numerosas rutas de acceso y varios grados de dificultad, para que puedan ir tanto novatos como escaladores experimentados.

San Bartolo (Cádiz)

Muy cerca de las playas de Tarifa se encuentra esta zona de escalada para principiantes, con unos muros-mosaico verdaderamente singulares. Es la escuela más popular de Cádiz y una de las más populares de Andalucía.

Éstas son sólo algunas de las diferentes zonas en las que los principiantes pueden iniciarse en la escalada, pero también hay otros muy conocidos e igual de interesantes como la Sierra de Gredos (Castilla Y León), Eguino (Álava), Montserrat (Barcelona), Montanejos (Castellón), Sella (Alicante), La Pedriza (Madrid) o Valeria (Cuenca).

6 errores en los que no debes caer

Cuando estás aprendiendo en esto de la escalada, lo normal es equivocarse hasta que se dominan la técnica y los trucos. Pero, para que se te dé un poco mejor, aquí te dejamos algunos consejos de errores que no debes cometer para poder avanzar más deprisa hacia el siguiente nivel:

  • La fuerza física no es más importante que la técnica o la experiencia. Hay muchos principiantes que se centran en lo primero y no en desarrollar su habilidad, que al final es clave para que se te dé bien este deporte.
  • No quieras progresar muy rápido. Como te hemos dicho antes, hay que ascender sin prisas al principio para que el progreso sea más efectivo o te descentrarás del objetivo e irás por mal camino desde el inicio.
  • No vayas con miedo y con tensión. Ya dijimos anteriormente que trabajar este aspecto es muy importante para poder sentirte cómodo. Ir al límite no te ayudará a avanzar y estas cosas suelen ocurrir como consecuencia del punto anterior, es decir, por querer hacerlo demasiado deprisa.
  • No evaluar los riesgos. Un exceso de confianza o la falta de análisis antes de efectuar el siguiente movimiento puede ser fatal. Sólo evitarás la caída si te paras a pensar en lo que estás haciendo y en lo que vas a hacer y cómo.
  • No te pares a descansar a descansar en cualquier parte. Recuerda que en la escalada pueden caer piedrecitas, una cinta express, un fisurero… Y todo eso puede ir a parar a tu cabeza. No te comas el bocadillo donde tengas a tu compañero justo encima de ti a treinta metros, porque de todo lo que caiga hacia abajo eres diana fácil.
  • No informarte sobre el lugar de la escalada. Los principiantes a veces tienen tantas cosas en la cabeza que se olvidan de conocer el terreno previamente antes de lanzarse a él. Puedes acabar en zonas que están por encima de tu nivel y a ver cómo sales del atolladero.

Son solamente algunos de los errores más comunes que se dan en la escalada cuando eres principiante. Tenlos en cuenta y aplícalos desde el principio y podrás avanzar más deprisa en cuanto domines estas cuestiones.