Los pies de gato son uno de los materiales de escalada más complicados de elegir. Si ya de por sí encontrar un calzado adecuado a nuestra forma de pie puede ser difícil, hay que sumar otros factores como el tipo de escalada que practicamos, los materiales o el cierre. En la entrada de hoy vamos a hablar de estos accesorios y os mostraremos una completa guía para comprar los mejores pies de gato.

Yoigo Escritorio

Marcas

Aunque no existe tanta variedad como en otros deportes, en el mercado podemos encontrar marcas especializadas en material de escalada y pies de gatos. Una de las más famosas es la italiana La Sportiva, cuyos pies de gatos destacan por su increíble sensibilidad. Resistentes y duraderos, pocas compañías ofrecen este nivel de calidad.

Otra marca muy recomendable es Millet, que tiene en su catálogo una enorme variedad de pies de gato que se adaptan a todos los estilos de escalada y grados de dificultad. Sus diseños son originales y atractivos, proporcionando un agarre excelente.

Edelrid es una de las empresas más veteranas en la fabricación de equipo de escalada. Esta marca alemana tiene productos de gran calidad a un precio muy atractivo. Los acabados están cuidados hasta el último detalle, por lo que no podrás equivocarte si eliges uno de sus pies de gato.

Según tipo de escalada

Los pies de gato que tienen las suelas más rígidas ofrecen un mejor apoyo sacrificando algo de adherencia y sensibilidad. Son bastante polivalentes y se adaptan sin problemas a la escalada vertical o en placa. Realizarás los canteos fácilmente y podrás sostenerte sobre presas muy pequeñas.

¿Estás pensando en comprarte unos pies de gato? Consulta esta guía con lo que debes tener en cuenta. Clic para tuitear

Si en lugar de escalada en roca vas a practicar bouldering, lo mejor es que elijas unos pies de gato con materiales blandos y suelas curvadas hacia abajo. En este tipo de escalada no es necesario apoyar todo el cuerpo sobre los pies. Que tienen mucha más libertad y prácticamente se usan como las manos.

Yoigo Custom

Material de la zapatilla

Los pies de gatos están fabricados con piel natural o materiales sintéticos. La piel suele ceder más con el tiempo, por lo que te aconsejamos que elijas una talla que quede muy ajustada. Así, cuando se agranden se adaptarán a la perfección a tu pie.

Por el contrario, el material sintético apenas cede con el uso. Esto puede ser una gran ventaja si nos probamos unos pies de gato y nos quedan perfectos. No pierden ajuste y son muy duraderos. Sin embargo, al sudar provocan un olor más desagradable que la piel natural.

Las marcas europeas como La Sportiva usan casi siempre piel en sus pies de gato. Mientras que las empresas americanas como FiveTen apuestan por los materiales sintéticos.

Tipo de cierre

Cierres pies de gato

Existen tres tipos de cierre:

  • Cordón
  • Velcro
  • Bailarinas.

Los pies de gato con cierres de cordón suelen ajustarse con mayor perfección. Y son muy útiles si tu pie tiene una forma o tamaño algo inusual.

Una de las grandes ventajas de los cierres de velcro es que podrás liberar el pie en cuestión de segundos. Por ejemplo, si estás en una reunión y te molesta el ajuste. Este plus de comodidad es muy bien recibido en escalada en bloque y deportiva. Ten en cuenta que estarás mucho tiempo ahí arriba y dar un descanso a tus pies será indispensable.

Las bailarinas era los modelos más populares hasta la llegada del velcro. Sin embargo, todavía se usan en los entrenamientos de aquellas personas que quieren acostumbrarse al pie de gato. Y también en rocódromos. ¿Su ventaja? Se pueden quitar con facilidad y son bastante cómodos.

Formas

Los pies de gato pueden ser simétricos o asimétricos. En el primer caso, su forma es parecida a la de unas zapatillas normales. Son los más cómodos y por tanto suelen ser una buena elección para vías largas y rutas que no tienen un nivel de dificultad demasiado elevado. De hecho, si es la primera vez que vas a comprar unos pies de gato, sería buena idea que empezaras por ellos.

Por su parte, los pies de gato asimétricos simulan a la perfección la forma del pie, con la puntera mandando el peso hacia el dedo gordo. Esto nos va a permitir concentrar toda nuestra fuerza en solo punto. Ideal para apoyarse en presas de reducidas dimensiones y otras irregularidades de la superficie. Es el modelo habitual en la escalada deportiva. Son más incómodos, pero se ajustan mejor y serán absolutamente necesarios si queremos realizar rutas complicadas.