La reducción del estrés es unos de los mejores beneficios de practicar rafting. Realizar deporte en la naturaleza rodeado de aire fresco, con el sonido del río y la tranquilidad que nos da esos paisajes tan bellos de los que disponemos.

Yoigo Escritorio

La quema de calorías es algo en lo que nos va ayudar. Realizamos un trabajo duro deslizándonos por estos ríos de aguas bravas. Pero algo que podemos hacer para compensar el día de rafting, sería dejar la balsa en una zona relajada y poder nadar así complementamos un día de ejercicio redondo.

Los niños son unos de los más beneficiados de este deporte. Podemos imaginarnos lo emocionante que sería para un niño bajar una corriente a esa velocidad.

Está demostrado cuanto más deporte hace un niño rodeado por la naturaleza menos estrés tendrá en su vida diaria. Sobre todo es beneficioso para los niños que padecen de déficit de atención y de hiperactividad.

No solo nos relacionaremos con la naturaleza si no que nos ayudará a estrechar lazos con nuestros amigos a la hora de practicarlo o tendremos la suerte de conocer gente nueva.

¿Qué es el Rafting?

El rafting es un deporte no muy conocido por lo poco mediático que es. Es un deporte extremo acuático en el que nuestro vehículo es una balsa neumática y nuestro motor será un remo el cual usaremos para impulsarnos. Nos deslizaremos por ríos de corrientes rápidas y no muy profundas. Debemos buscar la bajada desde un uno de los puntos más altos del rio para así lograr una velocidad elevada.

Es un deporte colectivo de 6 a 8 personas con una posición de dos filas y un guía que hará  las labores de timonel dirigiendo la balsa y comunicándose con el resto de los compañeros.

¿Quién puede hacer Rafting?

Aunque en el rafting hablamos de un deporte que puede ser extremo con ríos de corrientes rápidas, debemos saber que también pueden practicarlo los más pequeños de la casa siempre acompañados de un adulto. Hay rutas tranquilas para disfrutarlas en familia y que personas con edad más avanzada puedan realizarlas.

No hay límite de edad para practicar este deporte pero también es recomendable que si lo realizamos, seamos conscientes que debemos tener un equilibrio y reflejos que nos permitan defendernos de cualquier obstáculo que se nos ponga delante.

¿Qué músculos trabajas practicando Rafting?

En el rafting  es un deporte que trabajamos mucho el tren superior. La tonificación de los brazos, espalda y pectorales son los grandes beneficiados de la práctica de este deporte.

El trapecio es un músculo que debemos trabajar y cuidar a la misma vez ya que es el encargado de aguantar toda la tensión mediante estamos practicando este deporte.

Entrenar el deltoides es muy importante, ya que es el encargado de la movilidad de los brazos siendo imprescindible para este deporte.

Un músculo que nos ayudará a la misma vez a ejercitar los músculos mencionados anteriormente es el pectoral mayor, ya que esté nos ayuda en el movimiento del hombro a la hora de remar.

¿Qué te aporta practicar Rafting?

La experiencia es algo que nos aporta principalmente el rafting. Hacer un deporte así es algo único y una buena manera de romper con la monotonía del día a día.

Nos hará tener una mayor confianza en nosotros mismo pues lanzarse por un río con una balsa parece de locos, pero una vez conseguido nos ayudará a creer que podemos conseguir todas las metas que nos propongamos.

Crecerá nuestra autoestima y nuestra comunicación con las personas que nos rodea siendo obligatorio comunicarnos con nuestro grupo para trabajar de forma conjunta.