En escalada, la cuerda es uno de los elementos esenciales para garantizar nuestra seguridad. Por eso, además, es muy importante su cuidado y mantenimiento, ya que el uso provoca su desgaste y, si no tomamos con antelación las medidas adecuadas, puede ser peligroso para nuestra actividad. Si mantenemos correctamente nuestras cuerdas de escalada, conseguiremos que duren más y que tarden más en perder eficiencia. Eso nos dará seguridad y, de paso, nos ahorrará algo de dinero, ya que retrasaremos una inversión antes de lo previsto.

Teniendo en cuenta todo esto, es importante saber cómo conservar nuestras cuerdas para que no se rompan en mitad de una bajada. En este post te damos una serie de trucos y consejos básicos para un mantenimiento correcto de tu material.

Almacenamiento

A la hora de guardar tus cuerdas de escalada, lo primero que debes tener en cuenta es que lo mejor es meterlas en una bolsa adecuada. Las hay específicas para eso, porque así se evita que tengan contacto con agentes externos que puedan dañarlas. Una vez guardada en su bolsa, hay que elegir un lugar fresco, seco y oscuro para protegerla de abrasiones y de posibles cortes con materiales y objetos afilados.

No guardes tu cuerda de escalada en el exterior porque los cambios climatológicos le pueden afectar negativamente, tanto la humedad de la lluvia como el calor. Tampoco es recomendable que guardes este material en el maletero de tu coche porque el exceso de calor puede deteriorarlo.

Además, el hecho de guardar tu cuerda en una bolsa te ayudará después a transportarla de una manera más cómoda.

Y, repetimos, mejor usar una bolsa específica para este fin porque ya vienen preparadas con una lona que la protege del polvo y la arena porque no entrará en contacto directo con el suelo ni le entrará suciedad.

Yoigo Custom

Limpieza

Tan importante como su almacenamiento es la limpieza de tus cuerdas de escalada después de usarlas. Hay que hacerlo cuanto antes pero, ojo, porque no hay que hacerlo en la lavadora, por muy tentador que sea, ya que se puede enredar y dañarse.

Es más engorroso, pero debes lavar tu cuerda a mano. Utiliza agua fría pero no uses detergentes y cuélgala después sin apretar para que se seque (si puede ser a la sombra y en un lugar ventilado, mejor). Importante: no la uses hasta que esté bien seca porque puede ser peligroso. Al menos, debe estar seca, como mínimo, 24 horas antes de volver a utilizarla.

Quitar la suciedad no es sólo una cuestión higiénica, también es por tu seguridad, ya que la limpieza del cable prolongará su vida útil.

Y, por supuesto, lee la ficha técnica y las recomendaciones del fabricante si lo necesitas, así podrás darle los cuidados más adecuados.

¿Cómo enrollarlas?

Es muy importante la manera de doblar las cuerdas de escalada para guardarlas en su bolsa. Hay que evitar el rozamiento de cuerda contra cuerda porque esto acelera su abrasión y puede resultar muy peligroso para nosotros.

No guardes tus cuerdas en una bobina apretada porque eso puede generar torceduras internas. Y tampoco pises la cuerda para doblarla (ni nunca, a ser posible), ya que puedes dañarla o introducir polvo o suciedad dentro.

¿Qué debes evitar?

Además de la forma de enrollar tus cuerdas y de su limpieza y almacenamiento, debes tener en cuenta los siguientes consejos sobre todas esas cosas que no debes hacer si quieres que tu material tenga una vida útil más prolongada:

  • No utilices siempre la misma punta. Si alternas el uso de las puntas, evitarás que tu cuerda de escalada se desgaste de manera desigual.
  • Evita el contacto de tu cuerda con productos químicos porque pueden resultar abrasivos y dañar tu material.
  • Procura no tener contacto alguno con la cuerda, dentro de lo posible. Pisarla, apretarla, arañarla… Todo eso puede causar daños que tú no ves pero que están ahí y que, en un momento dado, te pueden jugar una mala pasada y ponerte en riesgo.
  • Evitar daños externos e internos (caídas aparatosas, bordes afilados…) para cuidar mejor tus cuerdas.
  • Ya te lo hemos dicho pero no uses lavadora ni secadora para tus cuerdas de escalada. Tampoco agua caliente ni detergentes. ¡Pero evita la suciedad! Hay expertos que aseguran que se puede usar la lavadora sin centrifugar y que también invitan a utilizar detergentes y suavizantes con pH neutro, pero es mejor que tengas cuidado con esto.
  • No descuides tu cuerda. Debes inspeccionarla de vez en cuando para comprobar cuál es su estado.

¿Cuál es la duración de las cuerdas de escalada?

Lo habitual es que las cuerdas de escalada estén fabricadas con poliamida u otros materiales textiles de similares características. Son materiales delicados y, por eso, hay que darles el mantenimiento adecuado. Si cuidamos nuestras cuerdas mejor o peor, conseguiremos que nos duren más o menos. Pero, ¿cuál es la vida útil estándar? Es difícil de decir.

Una cuerda que se usa poco y que tiene buena conservación puede mantenerse bien durante mucho tiempo. Hay especialistas que hablan de unos diez años desde el primer uso o quince desde la fecha de su fabricación.

Si se hace un uso intensivo, ese período puede ser mucho menor. Tanto que no sería raro tener que cambiar tus cuerdas de escalada en unos meses. Es más, si le provocamos algún daño podemos incluso tener que cambiarlas en cuanto esto ocurre.

Si tenemos en cuenta a otros especialistas, en líneas generales, la vida útil de tus cuerdas de escalada puede durar entre seis meses y cuatro años, dependiendo del uso y de los cuidados que le des. Veamos:

  • Con un uso muy frecuente, de varios días a la semana, con caídas repetidas, la cuerda puede durar hasta 6 meses.
  • Con un uso muy frecuente, de varios días a la semana, pero con pocas caídas, esa vida útil puede prolongarse hasta los uno o dos años.
  • Con un uso ocasional, de dos o menos días a la semana (e incluso menos, claro), tus cuerdas de escalada pueden durar entre dos y cuatro años.