¿Te imaginas recorrer una pista helada sobre un pequeño trineo a más de 100 kilómetros por hora? El Skeleton es la modalidad de descenso de trineos más antiguas que se conoce, aunque no fue reconocida como deporte olímpico hasta 2002. Se trata de un deporte caracterizado por su enorme velocidad y un circuito lleno de curvas cerradas que requieren una gran habilidad.

yoigoescritorio

¿Quieres conocer más? En la entrada de hoy vamos a hablar del Skeleton. Haremos un breve repaso a su historia, los récords que se han obtenido y todo el equipo necesario para practicarlo. ¡Comenzamos!

¿Qué es el Skeleton?

El Skeleton es un deporte de invierno de trineo. La principal diferencia con el Bobsleigh, es que los pilotos están tumbados boca abajo y se compite individualmente. Las reglas son muy simples, hay que recorrer el circuito en el menor tiempo posible. Y aquel que lo consiga se alzará con la victoria. No existen aparatos para controlar la dirección, aunque con ayuda de unos manillares podemos dirigir el trineo y mantener su estabilidad. Además de utilizar el peso de nuestro cuerpo para ganar inercia.

La salida se produce en un tramo de 50 metros, donde tenemos que correr al lado del trineo. Cuando comienza el recorrido, nos colocamos tendidos bocabajo para garantizar la mejor aerodinámica. En general, es un deporte de riesgo muy complicado de practicar, que requiere la toma de decisiones en fracciones de segundo. Pero es espectacular, adrenalínico y nos permite alcanzar velocidades increíbles.

Historia del Skeleton

Este deporte de invierno se inventó en 1882, cuando un grupo de soldados suizos construyeron la primera pista que conectaba las ciudades de Davos y Klosters. El recorrido era abrupto y además se usaban unos trineos poco adecuados. Por ello, al poco tiempo se inventó un nuevo vehículo cuya forma recordaba vagamente a un esqueleto humano, de ahí su nombre.

El Skeleton fue ganando popularidad y se expandió por otras zonas de Europa, especialmente Austria. Como curiosidad, este deporte estuvo presente en los Juegos de Invierno de St. Moritz de 1928 y 1948. Algo que, como hemos comentado, no volvería a ocurrir hasta 2002. Fecha en la que oficialmente el Skeleton entró a formar parte de las disciplinas olímpicas.

Yoigo Custom

En la actualidad, las competiciones de Skeleton están controladas por la Federation Internationale de Bobsleigh et de Tobogganing (FIBT), que además regula el Luge, Bobsleigh y otras variedades de descenso de trineos. Además, su fama ha permitido que participen países donde no hay hielo, como es el caso de Sudáfrica, Brasil o México.

Velocidad máxima

El Skeleton es un deporte de inercia que se basa en bajar por empinadas rampas en el menor tiempo posible. Es una de las modalidades más atractivas que existen, pero también de las más peligrosas. La velocidad máxima que se alcanzado jamás es de 145 kilómetros por hora, conseguida por John Daly en una de sus carreras.

Esto significa tener que hacer frente a fuerzas de 5G. Que dificultan en gran medida el manejo del trineo, proporcionan escasa visibilidad y dejan nuestra cabeza muy desprotegida. Por esta razón, se excluyó de los Juegos Olímpicos durante 54 años. No obstante, los nuevos materiales utilizados han aumentado en gran medida la seguridad, por lo que no se trata de una actividad tan peligrosa como hace 5 décadas.

Equipación para practicar Skeleton

El elemento principal es el trineo. En el Skeleton está fabricado en un cuerpo de acero. Tiene de 80 a 120 centímetros de largo. Y un peso máximo de 43 kilos en categoría masculina y 35 kilos en la femenina. No pudiendo superar el peso del piloto y el trineo los 115 y 92 kilos respectivamente. Si diseño posee forma tubular y podemos encontrar modelos más cortos para favorecer la maniobrabilidad. O largos para maximizar la velocidad.

Otro elemento indispensable para practicar este deporte de riesgo es el casco, que además de gafas cuenta con una protección especial en la zona de la barbilla. También es necesario utilizar un calzado con suelas claveteadas para un mejor agarre en la pista. Así como un traje acolchado para evitar lesiones en caso de golpes o accidentes. Que está fabricado para ofrecer la mejor aerodinámica posible.