Hay personas a las que los deportes de agua o de nieve no les van tanto o que, en determinadas épocas del año, prefieren otro tipo de terrenos. No sabemos si con esa motivación o con otra, hace unas cuantas décadas surgió un deporte parecido al surf y al snowboard que se practica en un terreno algo más innovador: ¡la arena! Estamos hablando de una modalidad deportiva extrema que se llama sandboarding y que continúa creciendo entre los amantes de las emociones fuertes. Conoce en este post en qué consiste esta disciplina y dónde y cómo practicarla.

¿Qué es el sandboarding?

El sandboarding es un deporte que se practica sobre las dunas. Consiste en deslizarse sobre la arena con una tabla. Digamos que es como un híbrido entre el snowboard y el surf pero sin nieve ni agua. En este caso, es más para ‘amantes’ del desierto.

Es uno de los deportes de riesgo que mayor crecimiento ha experimentado en los últimos años debido a la espectacularidad de las maniobras que realizan quienes lo practican.

Se empezó a practicar a finales de los años ochenta en Florianópolis (Brasil) pero fue varios años después cuando surgió el ‘boom’ entre los surfistas.

Este deporte extremo se practica, principalmente, en dunas, pero también puede desarrollarse en cerros de arena.

Hay dos maneras de hacer sandboard: de pie o tumbado sobre la tabla.

Yoigo Custom

Quienes practican este deporte suben caminando hasta lo alto de la duna, buscan el punto adecuado para el deslizamiento, colocan su tabla en el suelo y se deslizan hacia abajo ‘surfeando’ la arena.

Equipo necesario

Para practicar el sandboarding hay que utilizar algo parecido a una tabla de snowboard. Sin embargo, estas tablas tienen dos agarraderas que permiten que los pies queden sujetos a la superficie para poder maniobrar y dominar los movimientos.

Como hemos dicho antes, existen dos formas de hacer sandboard: de pie o tumbado sobre la tabla.

  • Tumbado. Se utiliza una tabla especialmente pulida que permite alcanzar grandes velocidades -incluso de más de 80 kilómetros por hora-. Se suele practicar en lugares de grandes dunas.
  • De pie. Esta modalidad se puede practicar con la misma tabla que en el snowboard (aunque no es lo aconsejable), aunque hay quien se desliza con un simple cartón. Lo recomendable es que la base de la tabla sea de formica (un material plástico), al que se le unta cera o parafina antes de cada descenso.

Pero, además de la correspondiente tabla, también necesitas otra serie de elementos para practicar el sandboarding. Apunta:

  • Tabla. La más común -aunque ya has visto que hay ciertas variantes- está hecha de madera y fibra de vidrio.
  • Botas. Son esenciales para fijarse correctamente a la tabla. Lo recomendable es que sea rígidas, sobre todo por la zona de los tobillos, para evitar lesiones.
  • Ropa. Procura utilizar ropa ligera, de colores claros y cómoda. Donde hay dunas, hay calor, ya sabes.
  • Botella de agua. La bebida para hidratarse es fundamental para practicar este deporte en el que se pasa calor y se sube y se baja por un terreno complicado que exige esfuerzo por nuestra parte.

Ten muy en cuenta esto del calor para elegir la hora a la que practicas este deporte, mantener una correcta hidratación y tomar todas las precauciones necesarias como ponerte protección solar en la cara, usar gafas de sol, etc.

Además, no te olvides de que vas a ‘comer’ mucha arena. Quieras o no. Vas a estar sacando arena de tu ropa y de tu calzado unos cuantos días. E incluso de tus orejas.

Mejores lugares de España para practicarlo

Como hemos mencionado antes, se sitúan los orígenes del sandboarding en Florianópolis (Brasil), en los años ochenta, aunque las teorías son variadas. Mientras unos textos hablan de que los surferos de la Isla Santa Caterina inventaron este deporte, otros aseguran que fue en Estados Unidos en los años setenta.

En cualquier caso lo cierto es que hoy en día hay unos lugares más propicios que otros para deslizarse por las dunas. Así, los mejores lugares del mundo para practicar este deporte son:

  • Swakopmund, en Namibia.
  • Cerro Blanco, en Perú (considerada como la duna más alta del mundo, a más de dos mil metros).
  • Ciudad del Cabo, en Sudáfrica.
  • Desierto Victoriano, en Australia.
  • Valizas, en Uruguay.
  • Florianópolis, en Brasil.

Seguramente te estarás preguntando si en España hay algún sitio donde poder practicar sandboarding. Y, efectivamente, estás de enhorabuena.

En nuestro país todavía no es un deporte muy extendido, pero ya hay lugares en los que se puede disfrutar de esta modalidad deportiva.

  • Tarifa. Si has visitado alguna vez esta zona de la costa de Cádiz, te habrás dado cuenta de que hay muchas playas con dunas de arena dorada muy fina. Y en ellas ya se practica este deporte. Puedes disfrutar de él en la Duna de Bolonia, la Duna de Valdevaqueros, la Cala del Tesorillo o Punta Paloma.
  • Islas Canarias. Son un lugar realmente único en nuestro país en cuanto a playas y su cercanía con áfrica y su clima no podían dar lugar a unas playas que no fueran con dunas. Así, tienes zonas como las Dunas de Maspalomas, en Gran Canaria, y las Dunas de Corralejo, en Fuerteventura, son espectaculares para practicar el ‘surf en arena’. En el primer caso, en la Playa del Inglés. Y, en el segundo caso, en el pueblo de Corralejo, donde está el Parque Natural, todo un paraíso para los aficionados a este deporte.
  • Tabernas. El Desierto de Tabernas, en Almería -el único desierto de Europa-, ofrece muchas dunas costeras en la zona en las que poder iniciarse en el sandboarding. Aunque hay que tener mucho cuidado porque se trata de un paisaje especialmente protegido, por lo que hay que elegir el lugar adecuado en el que esté permitida esta actividad.

Aunque es un deporte que todavía no tiene tanta aceptación como el surf o el snowboard, el sandboarding atrae a cada vez más deportistas que buscan experiencias nuevas en terrenos diferentes. ¿Tú te atreves?