El maravilloso mundo de la nieve y del esquí es mucho más variado de lo que puedes imaginar en un principio. Existen numerosas modalidades deportivas asociadas al invierno y a la montaña que cada vez tienen más adeptos en todo el mundo. Si todavía te cuesta distinguir los distintos tipos de esquí que existen, aquí te contamos las características de las principales modalidades de esquí que se practican en la actualidad.

Esquí alpino o de descenso

El esquí alpino debe su nombre a su lugar de origen: los Alpes. Es, probablemente, la modalidad de esquí más popular que existe y consiste en descender un trazado marcado con balizas en el menor tiempo posible.

De ahí que también se le conozca como esquí de descenso ya que, básicamente, implica ir cuesta abajo y a toda velocidad.

Eso sí, aunque ésa sea su característica principal, en competición hay que diferenciar entre varios tipos diferentes de esquí alpino:

  • Descenso: Son competiciones de tres días, el último de ellos con velocidades de vértigo.
  • Eslalon o slalom: Tiene un recorrido corto pero con muchas puertas a escasa distancia, lo que obliga a realizar giros muy cerrados.
  • Eslalon gigante: Es como la anterior competición pero con menos puertas.
  • Super G o Super Gigante: Es una combinación del descenso y el eslalon que obliga a los esquiadores a ir con velocidad, precisión y agilidad y que, además, se desarrolla con dos competidores en paralelo, es decir, descendiendo al mismo tiempo.

Esquí de fondo o nórdico

Es esquí de fondo es una modalidad de esquí olímpico cuyos recorridos son circuitos predeterminados, generalmente llanos y con ligeras subidas y bajadas, que hay que recorrer en el menor tiempo posible.

También se le conoce como esquí nórdico o cross-country skiing y, como característica reseñable, tiene un recorrido de largas distancias.

Yoigo Custom

Esta modalidad de esquí, cuyos orígenes se remontan al año 6.300 antes de Cristo, se puede subdividir en dos estilos:

  • Estilo clásico: Se realizan movimientos en planeo y en línea recta.
  • Estilo patinador: El deslizamiento es en forma de V, muy parecido al patinaje sobre ruedas o sobre hielo.

Esquí de travesía o de montaña

El esquí de travesía también se conoce como esquí de montaña o ski touring y es, quizá, la modalidad más aventurera que existe del esquí.

Este deporte consiste en practicar alpinismo sobre esquís, es decir, su objetivo es ascender para luego descender desde un pico elevado.

Para practicarlo hace falta una buena condición física y un conocimiento exhaustivo del terreno en el que se realiza. La experiencia en la montaña es fundamental.

Esta modalidad del esquí se practica fuera de las pistas convencionales. Suele tener lugar en travesías invernales de zonas de alta montaña y requiere de mucha habilidad por parte del esquiador y de una buena fijación del esquí de travesía porque, además, es la única ayuda que se emplea, ya que no hay propulsión mecánica de ningún tipo.

Snowboard o surf sobre nieve

El snowboard o surf sobre nieve es una de las modalidades de esquí más populares en la actualidad.

Se practica con una tabla muy similar a la del surf, aunque un poco más corta, de ahí su sobrenombre.

Se trata de un deporte extremo de invierno en el que la tabla va sujeta a los dos pies mediante unas fijaciones y el esquiador se desliza sobre la nieve como si estuviera surfeando las olas, pero éstas son bastante más frías.

Esquí artístico o freestyle

El freestyle o esquí de estilo libre también se conoce como esquí artístico. Es una modalidad olímpica del esquí y consiste en sumar puntuaciones en diferentes pruebas de baches-bañeras, saltos y ballet.

Es uno de los tipos de esquí más espectaculares porque los deportistas realizan saltos, acrobacias y piruetas visualmente muy estéticas.

Se inventó en Noruega como actividad de recreo pero hoy en día hay auténticas exhibiciones profesionales en todo el mundo y está reconocido como deporte -con su propio reglamento- por la Federación Internacional de Esquí.

Existen dos tipos de esquí freestyle:

  • Aerial: Se realizan saltos desde plataformas de madera que terminan en una empinada rampa.
  • Mogul: Cuenta con un recorrido en pendiente lleno de baches y montículos sobre los que se realizan las acrobacias.

También hay otras subdivisiones como el halfpipe.

Esquí freeride

El esquí freeride también se conoce popularmente como el esquí fuera de pista y, básicamente, es una modalidad ideal para quienes no quieren seguir ningún recorrido marcado.

Cada esquiador decide por dónde ir, se sube los esquís al hombro y, una vez en el punto deseado, recorre montañas vírgenes de nieve polvo y de pendientes vertiginosas.

Es una modalidad muy emocionante que te permite observar espectaculares paisajes sin la masificación de otras zonas delimitadas.

Eso sí, conlleva un mayor riesgo para el esquiador porque se explora un terreno desconocido y que, de primeras, ni siquiera está preparado para la práctica del esquí. Puede haber rocas, árboles y otros obstáculos peligrosos. Por lo tanto, sólo es recomendable para esquiadores muy experimentados.

Otras modalidades de esquí

Las que hemos visto son las principales modalidades de esquí que existen en la actualidad pero no son las únicas. Podemos enumerar en este punto otros tipos de esquí que ya practican numerosos esquiadores:

  • Heliesquí: Un helicóptero te ayuda a llegar a un buen punto de la montaña para poder bajarla esquiando. Sólo así se puede descender desde lo más alto.
  • Esquí Bob: Se practica con una especie de bicicleta cuyas ruedas son sustituidas por pequeñas tablas de esquí.
  • Esquí Joëring: Es un tipo de carreras de esquí que se practica con caballos tirando de los esquiadores en circuitos cerrados y llanos.
  • Kilómetro lanzado: Esta modalidad de esquí consiste en deslizarse por una gran pendiente de un kilómetro de longitud a la mayor velocidad posible. Hay que descender una pendiente muy pronunciada en muy corto espacio.
  • Saltos de trampolín: Es considerada como una variante del esquí nórdico y consiste en deslizarse por un trampolín para caer a la distancia más lejana posible. Está reconocido como deporte olímpico.