Nunca es tarde para descubrir nuevas aficiones y, si la nieve se ha convertido en tu última ‘compañera’ de aventuras, es muy posible que estés ahora en este post porque estás buscando unos esquís y no sabes cuáles son los más adecuados para ti. No te preocupes, es fácil perder la cabeza cuando te enfrentas a esta elección porque la variedad de esquís que existen en el mercado es muy amplia. Vamos a tratar de explicarte qué aspectos debes tener en cuenta a la hora de optar por un tipo de esquís u otro (que no son pocos) y procuraremos darte algunas pistas sobre lo que es más recomendable en cada caso en función de dónde vayas a esquiar, de tu nivel de experiencia, de tu estatura o incluso de tu presupuesto. Aquí tienes una completa guía sobre todos los tipos de esquís que vas a encontrar en el mercado, las características de cada uno de ellos y las situaciones en las que es más aconsejable optar por ese modelo y no por otro. Toma nota y sabrás cómo elegir y comprar los mejores esquís para ti.

¿Qué tipos de esquís existen?

En el mercado pueden existir muchos modelos diferentes de esquís y no siempre es fácil elegir los que más se adecúan a lo que necesitas, sobre todo si eres principiante y no conoces bien las características de cada tipo de material. No te preocupes porque aquí te damos una serie de datos y pautas para que no te equivoques a la hora de elegir tus esquís.

Se podrían establecer muy diversas categorías de esquís pero, atendiendo a la disciplina de esquí que vayamos a practicar, así como a la forma del esquí y a las prestaciones que ofrece, podemos distinguir, principalmente, cinco tipos de esquís diferentes, cada uno de los cuales puede presentar diferentes modelos y variedades.

Esquís de pista o esquí alpino

Los modelos de esquís de pista, llamados también esquís alpinos, son el tipo de esquís que se utiliza habitualmente en las pistas de nieve. Son, digamos, los esquís de toda la vida, los que ves en un fin de semana en estaciones como Sierra Nevada o Baqueira Beret y los que puedes alquilar para una jornada de esquí. Ahí podrás encontrar habitualmente esquís de gama media, con dureza media.

Son un tipo de esquí que resulta ideal para principiantes y es importante que mida entre 12 y 14 centímetros por debajo de tu estatura.

Los puedes encontrar de dos tipos: estándar y de competición.

Yoigo Custom

Estándar

Son los esquís de pista que cualquiera de nosotros, con unos conocimientos básicos, podemos usar para esquiar. Son los más adecuados para los debutantes.

De competición o racing

Son unos esquís algo más complicados de manejar porque son más duros. Por eso, son más adecuados para profesionales o esquiadores avanzados, ya que son quienes tienen la fuerza y la destreza necesarias para bajar por las pistas con mayor control y velocidad. Estos esquís son de mejor calidad. Dentro de esta categoría puedes encontrar también otros tipos de esquís. Los más conocidos son los cortos.

  • Cortos: Ideales para un slalom, con los que puedes realizar giros cortos con mayor control. Son los más adecuados para esquiadores expertos, con buena técnica y acostumbrados a descensos con muchos giros y pendientes pronunciadas.

En definitiva, los esquís de pista son las tablas más comunes que podemos encontrar y están pensados para pendientes trabajadas que exigen fuerza, tanto si eres aficionado como si eres un profesional del esquí.

Esquís all mountain o esquís polivalentes

Los esquís all mountain son los modelos de esquís más polivalentes del mercado. Los hay de muy diversas categorías, que varían en función del lugar en el que vayamos a darles uso. La mayor diferencia entre unos tipos y otros está en el ancho del patín. Serán más anchos los esquís que se utilizan para realizar freeride que los que se emplean para pista.

Son la gama de esquís más variada porque los fabricantes buscan su versatilidad, especialmente si se trata de esquís de competición.

Este tipo de esquís pueden servir para todo tipo de curvas y para todo tipo de terrenos, por eso suelen ser muy recomendados frente a otros tipos de esquís más específicos.

Los esquís all mountain son los esquís ‘para todo’ y resultan idóneos para la mayoría de los esquiadores y en casi todas las situaciones. Eso es lo que los convierte en los modelos más populares.

Dentro de esta categoría podemos encontrar otros subtipos, dependiendo de si la cintura es más o menos estrecha.

  • Esquís de carving: Son esquís all mountain con una cintura más estrecha.
  • Esquís de powder (nieve virgen): Son esquís all mountain un poco más anchos y sirven para pistas preparadas con nieve nueva y baches. También se les llama big-mountain o backcountry.

Esquís de freeride

Otro modelo de esquís existentes en el mercado son los esquís de freeride. Este tipo de esquís tienen un patín bastante más ancho de lo normal.

Se trata de un tipo de esquís pensado para nieve en polvo virgen, es decir, nieve no pisada. Por tanto, es difícil que cumplan con su función principal si no eres el primero en bajar por esa pista, claro. Eso no quiere decir, sin embargo, que no los vayas a utilizar nunca.

Eso sí, son una modalidad de esquís destinada a personas con más experiencia.

Los esquís de freeride te darán mayor estabilidad y seguridad al descender las pendientes a gran velocidad y te permitirán hacerlo con mayor rapidez. Quienes creen que la nieve en polvo es la mejor para esquiar y quienes prefieren esquiar fuera de pista optan por este tipo de esquís.

Podrás encontrar esquís de freeride para nieve en polvo pero también para terrenos irregulares.

Nieve en polvo

En este caso, el esquí de freeride ideal debe tener una dureza media para hacer trucos cómodamente. Este tipo de patín ha de medir entre 5 y 10 centímetros más que tu estatura.

Terrenos irregulares

Lo ideal para este caso es que el esquí de freeride sea rígido para que soporte bien las vibraciones y que mida unos 10 centímetros más que tu estatura.

Esquís de freestyle

Para quienes ya son unos expertos sobre la nieve y son capaces de ‘volar’ por encima del blanco también existen los esquís específicos de freestyle. Este tipo de esquí es algo más estrecho que el de freeride y también más ligero, para poder hacer piruetas en el aire con mayor facilidad.

Este tipo de esquís tienen lo que se llama una doble espátula, donde el talón y la espátula son iguales, lo que permite un mejor control en los saltos y trucos. Con ese mismo objetivo, también son una modalidad de esquís más flexible.

Aunque se trata de unos esquís más estrechos que los de freeride, los puedes encontrar de diferente anchura en función del tipo de nieve en el que vayas a usarlos. Si es nieve en polvo, como hemos visto en la categoría anterior, es más recomendable que sean más anchos.

Los esquís de freestyle se usan en snow parks, barandillas, cajones y half pipes y son los que se emplean cuando el esquiador está ya en un nivel superior.

Esquís de travesía o montaña

Tenemos también los esquís de travesía o montaña, uno de los tipos de esquí que mayor crecimiento ha experimentado en los últimos años.

Esta categoría de esquís es la que utilizan los más aventureros, los que suben a la montaña para luego bajarla esquiando.

El atractivo de esta actividad radica en subir a la montaña ‘a pie’ para encontrar lugares desconocidos y, por supuesto, también nieve fresca, puesto que está ‘inexplorada’ por otros esquiadores.

Eso también significa que este tipo de esquís son los que utilizan los esquiadores con un nivel alto de experiencia.

Un detalle interesante de este tipo de esquís es que, para que realmente sean funcionales y seguros, sus tablas van provistas de pieles de focas adheridas en la parte inferior para evitar deslizamientos. Así, podrás realizar la subida con tus esquís puestos sea cual sea el tipo de nieve. En este sentido, te interesará conocer los tipos de esquí de montaña que existen, las fijaciones, las botas y el resto de material específico que requiere esta disciplina. No está de más señalar esto, puesto que no sólo esquiamos con lo que llevamos puesto en los pies.

Otros tipos de esquís

Todos estos tipos de esquís de los que te hemos hablado hasta ahora son los más populares pero existen otras muchas categorías que podríamos añadir, ya que podemos encontrar en el mercado una amplia variedad:

  • Esquís junior pensados para los más pequeños.
  • Esquís pensados para mujeres, que son más ligeros y flexibles.
  • Esquís telemark.
  • Monoesquí.
  • Twin-tip, ideal para practicar freestyle.
  • Park-and-pipe, diseñados para utilizarlos en parques y realizar saltos, trucos y giros.

¿Qué largo escoger?

Ya te hemos ido apuntando en algunos de los tipos de esquís que puedes encontrar en el mercado que la longitud de ciertos esquís debe ser un poco mayor que tu estatura o un poco menor, dependiendo de la disciplina y del tipo de esquí que elijas o del objetivo que persigas con él.

Vamos a intentar ser un poco más específicos en este sentido y a poner sobre la mesa algunas de las pautas básicas y consejos esenciales que necesitas para elegir de manera correcta el largo que deben tener tus esquís.

Antiguamente se decía que cuanto más largo era el esquí, mejor. Pero eso no es del todo cierto y está más que demostrado. Se ha ido imponiendo un tipo de esquí algo más corto e incluso en algunas de las categorías profesionales ese largo puede ser sorprendentemente corto.

Hemos visto que tu estatura y tu experiencia también juegan un papel importante en esta elección y añadimos que, cuando vayas conociendo tu destreza en la pista, te darás cuenta de lo que realmente necesitas y que tu experiencia personal también puede determinar el tipo de esquís que elijas.

En este punto, abrimos un paréntesis para recordarte algo que siempre te decimos en este blog. Si todavía eres inexperto o si no vas a dar todo el uso que deberías a este material, quizá deberías empezar por alquilar los esquís hasta que tengas claro cuál es el que mejor se adapta a lo que buscas.

Cuando lo sepas, tendrás que elegir un tipo de esquí que tenga un largo adecuado a diferentes factores:

  • Tu nivel de experiencia: avanzado, intermedio o principiante.
  • El tipo de terreno en el que vayas a esquiar: en pista o fuera de pista.
  • El tipo de esquís que quieras comprar.
  • Tu complexión física.

Y podríamos seguir añadiendo factores, pero nos parece más que suficiente para empezar. Además, y esto es otro tema que solemos señalar con frecuencia en este blog, lo mejor es que te dejes asesorar por expertos y por otros esquiadores más avanzados.

Para que te hagas una idea, aquí te dejamos las longitudes básicas que deberían tener tus esquís en base a tu estatura y tu nivel de experiencia:

ALTURA Principiante Intermedio Avanzado
110cm 75cm 95cm 105cm
115cm 80cm 100cm 110cm
120cm 85cm 105cm 115cm
125cm 100cm 110cm 120cm
130cm 110cm 120cm 125cm
135cm 115cm 125cm 135cm
140cm 120cm 140cm 150cm
155cm 140cm 150cm 160cm
165cm 145cm 155cm 165cm
170cm 155cm 165cm 175cm
180cm 160cm 170cm 180cm
185cm 165cm 180cm 185cm
200cm 170cm 185cm 195cm

Otras características importantes a tener en cuenta

Si nos basamos en la estatura, tendremos que elegir un largo de esquí que tenga unos 15 centímetros menos que nuestra altura, es decir, que, puesto de pie, nos llegue entre la barbilla y los ojos. Ésa es una aproximación básica, pero ya hemos visto que no sólo importa tu estatura a la hora de elegir la longitud de tus esquís.

Tu experiencia es otro factor clave y deberías considerar otros aspectos como tu manera de esquiar, el tipo de esquís que vayas a utilizar, el terreno en el que vayas a esquiar, etc.

Si juntamos todo eso, la longitud de tus esquís debe variar con respecto a tu altura entre 20 centímetros por debajo y 10 centímetros por encima.

En la siguiente tabla puedes verlo con algo más de detalle y precisión. ¿Cuánto debería medir tu esquí con respecto a tu altura considerando todos los factores anteriores?

Slalom Pista All Mountain Race Carv Freeride
-15/-20cm -5/-10cm 0/-5cm 0/+5cm +5/+10cm

Estas medidas están calculadas por expertos en la materia y, obviamente, tienen su explicación. Un esquí más corto nos proporcionará mejor manejo del esquí y mayor facilidad para realizar los giros, pero un esquí más largo nos proporcionará mayor estabilidad y velocidad.

¿Cuál es tu nivel?

Venimos viendo que las diferentes categorías de esquís se adaptan al tipo de terreno o al tipo de nieve y a las distintas modalidades de esquí que puedes practicar. Además, dentro de cada categoría encontrarás varios modelos de esquís diferentes, que también se ajustan al nivel técnico de cada esquiador. ¿Qué es mejor en cada caso?

Principiantes

Con un esquí con la medida adecuada es más fácil el aprendizaje. Sin embargo, si el esquí es demasiado largo te costará más aprender. Por eso se recomienda que el esquí sea más corto en el nivel de iniciación, para poder maniobrar con mayor facilidad. Esa altura estará entre tu hombro y tu barbilla.

Nivel intermedio

Cuando lo que quieres es ir perfeccionando tu técnica, es buena idea utilizar un esquí más largo, así ganarás en estabilidad y en velocidad y tendrás un mejor control sobre tus esquís. Esa altura del esquí estaría entre tu barbilla y tu frente.

Complexión

Un apunte más. Si eres de complexión fuerte y, por tanto, tienes más peso, es más recomendable un esquí largo para ti. si, por el contrario, eres de complexión más fina y tienes menos peso, es mejor que elijas un esquí más corto. Esto obedece, simplemente, a la necesidad de repartir tu peso sobre la superficie del esquí. Así, añadiremos o quitaremos unos cinco centímetros a nuestros esquís en función de nuestra complexión.

Recomendaciones para elegir los mejores esquís para ti

Te hemos ido dando ya las suficientes pautas para elegir los esquís que mejor se adaptan a tus necesidades pero, por si todavía te quedan algunas dudas, no está de más añadir en este punto algunos consejos para hacer un poco más fácil esa tarea.

  • Obtén información sobre el tipo de esquís que quieres comprar, ya sea a través de medios especializados o de las páginas web de los fabricantes.
  • Pide asesoramiento a los vendedores, porque son especialistas y sabrán guiarte.
  • Antes de comprar, prueba. Alquila unos esquís como los que pretendes comprar o incluso pregunta si hay test de las marcas para poder probarlos.

Además de todo eso, si más o menos tienes claro qué tipo de esquís estás buscando pero todavía te cuesta encontrar el modelo adecuado, te damos algunas pistas más.

NO
Esquís de pista Vas a hacer rutas familiares.

Para esquiadores que sólo van a la nieve de vez en cuando.

Para quienes están aprendiendo.

Para quienes no tienen demasiado presupuesto.

No son recomendables si:

Te gusta esquiar en primavera.

Quieres esquiar fuera de pista.

No te gusta esquiar cuando ha caído mucha nieve.

Esquís all mountain Son para todo tipo de terrenos.

Facilitan los giros, derrapes y acrobacias.

No se enganchan aunque la nieve se complique mucho.

Hay gran variedad de materiales y precios.

Cuando la nieve tiene mucho espesor, aumenta la flotabilidad porque tiene un patín ancho.

Si son muy anchos, evítalos para el esquí de pista o esquí alpino.
Esquís de freeride Para esquiar pendientes vírgenes y fuera de pista.

Ganas seguridad y velocidad en nieve no pisada.

Si no tienes mucha experiencia esquiando.

No te gusta la velocidad.

No optes por ellos si te limitas a esquiar en días con buena nieve.

No es recomendable si lo que buscas es una tabla para todos los estilos.

Esquís de frestyle Para hacer truco, saltos y maniobras sin mucho esfuerzo.

Para experimentar en parks o half pipes.

Se adapta a la nieve polvo por su patín flexible y ligero.

No se recomienda para el carving.

No son los tuyos si lo que buscas es estabilidad y seguridad.

Si no vas a hacer volteretas y prefieres la velocidad, evítalos.

Los esquís no sólo varían en su longitud, su flexibilidad y su peso. Y tampoco hay sólo una clasificación en base al terreno en el que los vas a utilizar. Hay dos tipos básicos de esquís que se diferencian por la forma de su base:

Camber

La base de estos esquís es cóncava y, al subirnos encima, nuestro peso hace que se aplane su superficie de deslizamiento. Al girar, vuelve a su posición y eso nos va impulsando de un giro a otro.

Rocker

Son los esquís en los que la curva es convexa. Antes de que nos subamos encima, el esquí ya está tocando la nieve. En este caso, son la espátula y la cola las que están elevadas. Este modelo es mejor para nieve en polvo porque aporta mayor flotabilidad.

Seguramente ahora tengas más claro cómo elegir tus esquís o, al ver tantas variedades diferentes, estés incluso un poco más perdido. En ese caso, sólo podemos repetirte lo de siempre, confía en los expertos, ellos te asesorarán mejor que nadie cuando les digas lo que buscas.