Si os habéis iniciado en el mundo del enduro hace poco, o si os estáis planteando hacerlo próximamente, lo más probable es que ya os hayáis preguntado qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir vuestras botas de enduro. Se trata de una de las partes más importantes de nuestro equipamiento, ya que son las que están en contacto directo con la moto. Por eso hoy os traemos una pequeña guía con los elementos más indispensables para evitar lesiones e incluso caídas gracias a una buena elección, ¡para que adquiráis las vuestras con la máxima garantía de que son las mejores!

¿Qué tipos de botas de enduro existen?

Lo normal es que todas las botas de enduro compartan ciertas características: son altas, con buenas sujeciones y deben proporcionarnos seguridad más que suficiente para evitar cualquier tipo de problema durante la práctica de nuestro deporte favorito. Es por ello que, al contrario que en otras actividades, donde la elección de un modelo u otro puede basarse en las formas y lo que permiten o no hacer, los tipos de botas se clasifican, básicamente, en lo que queramos gastarnos en ellas. Es decir, en los materiales con los que estén fabricadas y hasta qué punto nos protegen sus estructuras.

Es por eso que hoy vamos a hacer especial hincapié en este tipo de parámetros a tener en cuenta a la hora de elegir botas de enduro. Recordad siempre que el gasto de dinero destinado a este tipo de hobbies siempre es una inversión en salud, por lo que conviene verlo así y estirar un poco el presupuesto si es preciso.

En estas cosas lo tenemos muy claro: si hablamos de seguridad no hay discusión, mientras que si el precio lo marca únicamente el diseño… ¡allá cada cual!

Los materiales, claves para evitar lesiones

Tener en cuenta de qué material están hechas las botas de enduro es vital no solo para estar lo más cómodos que sea posible, sino también para evitar problemas físicos. Unas botas de materiales nobles no solo nos ayudarán protegiéndonos de las caídas o descargando mejor el peso de nuestro cuerpo. 

Además, ayudarán a nuestros pies a mantenerse a una temperatura adecuada tanto si hace frío como si hace calor, o a mantenerlos secos en días de barro y lluvia. De ahí la importancia de elegir materiales transpirantes al máximo y, sobre todo, nada rígidos. La flexibilidad es clave a la hora de estar contentos con unas botas de enduro, ¡no os olvidéis de esto!

Yoigo Custom

¿Qué protección deben ofrecer las botas de enduro?

A la hora de escoger unas botas de enduro, elegir las que mayor protección nos ofrezcan es lo único importante. Como ya hemos dicho, sus materiales deben ser flexibles, pero no por ello poco resistentes. Necesitamos que nos eviten una descarga de peso excesiva sobre nuestras articulaciones, pero también una suela apropiada para que nuestros pies no sufran, o una protección a prueba de bombas en nuestros tobillos, la parte más delicada de nuestra anatomía cuando nos subimos en una moto de enduro.

El sistema de ajuste de una de estas botas o, dicho de otro modo, cómo la sentimos nada más ponérnoslas, es importante. Debemos notar que nuestro pie encaja a la perfección, así que ante cualquier tipo de molestia… lo mejor es seguir probándonos otros modelos. 

Por último, si hablamos de sistemas de cierre, necesitamos uno que garantice que la bota permanezca en su sitio en todo momento. Además, si no es de cordones mucho mejor, evitaremos posibles enredos y, por tanto, caídas y lesiones.

¿Cómo elegir la talla?

Por norma general, al igual que ocurre con prácticamente cualquier tipo de calzado, tendemos a pensar que las botas de enduro hay que comprarlas un poco más grandes de la cuenta… y no es así para nada. O no necesariamente. Si las botas para moto suelen ser un aspecto importante para evitar lesiones o caídas, las de motocross y enduro van todavía un paso más allá. Hay que tener en cuenta que hablamos de disciplinas off road, que no se practican sobre pavimento, lo que hace que nuestras articulaciones, sobre todo los tobillos, sufran sobremanera.

Las botas, al contrario de lo que piensa la gente que no se las pone, no son un elemento estético, sino de protección. Esto quiere decir que la decisión no puede tomarse a la ligera y, por supuesto, que no podemos dejarnos llevar porque un diseño nos guste más que otro. Lo mejor es probárnoslas, desde luego, y también consultar siempre la guía de tallaje de cada marca. Lo números de la suela pueden despistarnos, pero la cinta métrica no miente.

¿Y qué hay que tener en cuenta a la hora de adquirirlas? ¡Os lo contamos justamente a continuación!

Consejos para escoger tus botas de enduro

Ya sabemos qué tipos de materiales y protecciones existen en las botas de enduro, así como qué hay que tener en cuenta a la hora de elegir su talla. Ahora toca conocer algunos consejos que, aunque parecen obvios, son de gran ayuda para no llevarnos un disgusto. Y es que, por lo general, es precisamente en los detalles más terrenales en los que solemos fallar estrepitosamente. ¡Por suerte, con estos tips no os volverá a pasar!

  • Las botas de enduro deben estar ajustadas, pero no apretadas.
  • Conviene probárselas con calcetines grueso porque será con los que más las utilicemos.
  • Las protecciones deben quedar en su sitio para sacar el máximo provecho de las mismas.
  • En caso de dudas entre dos tallas, siempre hay que quedarse con las más cómodas (generalmente, las de mayor tamaño, pero no siempre, ¡así que ojo con esto!).
  • Si el modelo de mono que utilizaremos irá por dentro de la bota, hay que tener en cuenta el espacio que queda entre la caña y la pantorrilla.
  • En caso de que el modelo del mono y la bota permitan que esta vaya por dentro, no habrá que preocuparse por nada.

Como veis, elegir el mejor modelo de bota de enduro no es tan complicado como parece. Si sabemos lo que buscamos, solo se trata de aplicar el sentido común, así que ahora que lo tenemos claro… ¡solo nos falta encontrar las que mejor se adaptan a nosotros!