Durante el confinamiento, muchos aficionados al ciclismo tuvieron que conformarse con realizar ejercicio en casa y, a falta de bici estática, una buena idea para convertir tu bicicleta de montaña en una indoor es añadirle unos rodillos de entrenamiento.

yoigoescritorio

Qué es un rodillo de entrenamiento

Para cuando no puedes (o no te apetece) salir a la carretera, este tipo de accesorios son una buena manera de mantener tus costumbres deportivas sin salir de casa y sin tener que realizar un gasto en una bicicleta de spinning.

Se trata de un artículo en forma de rulo que se ajusta a las ruedas de tu bicicleta para hacer de ella una bici indoor.

Razones para utilizar un rodillo para bicicletas

Además de para esas ocasiones en las que no queda más remedio que quedarse en casa, ya sea por culpa de la pandemia o porque está lloviendo fuera, existen otras muy buenas razones para comprar este elemento:

  • Son ideales para entrenar en casa aprovechando la bicicleta que ya tienes.
  • Como tú conoces bien tu bici, ejercitarte con ella también en estático te ayudará a encontrar sensaciones similares a las que experimentas cuando sales.
  • Es una excusa perfecta para mantenerte activo aunque te dé pereza salir o no tengas tiempo para ello.
  • No ocupa demasiado espacio en casa porque es desmontable.
  • Es un accesorio estable, por lo que no tienes que bajar el ritmo de pedaleo por el hecho de haberte quedado en casa.
  • Es una forma de aprovechar el tiempo porque, al utilizarlo en casa, puedes a la vez estar viendo una serie.

Todas estas razones han llevado a muchos ciclistas a comprar rodillos para bicicleta, lo que ha hecho también que suban los precios por la falta de stock en algunos momentos del confinamiento más estricto.

Cómo se usan los rodillos de bicicleta

Para utilizar de forma adecuada los rodillos de bicicletas debes, primero, ajustarlos correctamente a las ruedas para poder trabajar de manera estable y controlada. ¿Qué otros consejos debes seguir?

Yoigo Custom
  • Elige el entorno más adecuado de tu casa para sentirte más cómodo. Intenta que sea un espacio con buena ventilación porque vas a empezar a sudar y el calor y el olor se van a apoderar de la habitación.
  • Como haces al salir a la carretera o a la montaña, pedalea con firmeza y mantén la postura correcta sobre la bici. Procura no bloquear los codos, tensar los hombros o poner la cadera girada en el sillín.
  • Recuerda que cuando haces ejercicio siempre debes estar bien hidratado.
  • Igual que cuando sales fuera o vas al gimnasio, utiliza tu material: toalla para secarte el sudor, zapatillas y traje de ciclismo adecuados, pulsómetros si lo necesitas, etc. Dale a tu entrenamiento el mismo valor que fuera de casa.
  • Haz que tu entrenamiento sea divertido: elige una sesión de spinning en YouTube, pon tu música favorita, ponte al día con la última serie… Lo que sea que te motive para que tu entrenamiento sea lo más completo posible.

¿En qué debes fijarte para elegir el modelo más adecuado para ti?

Antes de lanzarte a comprar unos rodillos de entrenamiento para tu bicicleta, ten en cuenta un par de aspectos esenciales que te harán decidirte por un modelo y otro. Y ya te advertimos de que hay muchas variantes para escoger.

  • El precio: Puede oscilar entre los 150 y los 2.000 euros o más. Si no no vas a darle tanto uso ni tienes la capacidad económica para permitirte el más caro, al menos elige un término medio si quieres que el rodillo te dure.
  • La compatibilidad: No todos los rodillos valen para tu bici y, ojo, tampoco todas las bicicletas pueden engancharse a un rodillo. Asegúrate antes de realizar ese gasto y consulta a especialistas en tu tienda de confianza si hace falta.

Tipos de rodillos para bicicletas

Existen diferentes tipos de rodillos para entrenamiento y no todos sirven para lo mismo.

En base a todo esto, vamos a hablar de los tipos de rodillos para bicicletas que puedes encontrar en el mercado.

Rodillos magnéticos

Son los más económicos pero también los que ofrecen unas prestaciones más limitadas. La sensación sobre la bicicleta no será igual que al aire libre.

Son los más ruidosos, sobre todo con las cubiertas de mountain bike, y provocan mucho desgaste de las ruedas traseras porque es a su eje donde se ajusta la estructura del rodillo.

Son los imanes del rodillo los que ofrecerán más o menos resistencia al giro y en algunos modelos se puede regular con un mando para incrementar el esfuerzo durante el ejercicio.

Rodillos fluidos

Son un tipo de rodillos parecidos a los magnéticos pero, en lugar de con un imán, la resistencia al pedaleo se ejerce mediante un fluido en el que está sumergido el rulo a la vez que gira.

Es el propio ciclista, eligiendo las marchas pertinentes, quien va imponiendo el nivel de esfuerzo en cada momento.

Son algo más caros que los magnéticos, menos ruidosos y más realistas en cuanto a sensaciones.

El problema es que también provocan desgaste de la rueda trasera y no son del todo silenciosos.

Rodillos de transmisión directa

Son los más parecidos a los que usan los ciclistas profesionales durante sus calentamientos.

Se retira la rueda trasera y se hace girar la cadena en torno a una cassette (puede que esto haya que comprarlo aparte) que se incorpora al rodillo.

De esta forma no se produce desgaste de la rueda trasera, hay menor ruido de rodamiento y se consigue una sensación más realista.

Esto, obviamente, es más caro que los dos modelos anteriores.

Rodillos de equilibrio o de rulos

Consiste en una estructura metálica que soporta unos rodillos sobre los que giran las ruedas de tu bicicleta.

Además de la resistencia, también te obliga a trabajar el equilibrio sobre la bici. Ten cuidado porque te caerás si dejas de pedalear.

Son un modelo silencioso.

Comparativa de los mejores rodillos de bicicleta

Como ves, cuentas con diferentes posibilidades a la hora de elegir un tipo de rodillo para tu bicicleta de montaña u otro. Aquí puedes ver algunos de los modelos más destacados de cada categoría:

  • Magnético: El modelo Blackburn Tech Mach 5 es uno de los más vendidos, aunque ya hay versiones más actuales. Es sencillo, con mando para variar la resistencia y una buena opción para bicis standard. Lo puedes encontrar por un precio de unos 130 euros.

  • Fluido: El modelo YZHS 330LBS es un rodillo compatible con bicicletas de 29 pulgadas. Soporta hasta 150 kilos de peso y su precio no llega a los 300 euros. El problema es que por el confinamiento es algo difícil de conseguir.

  • De transmisión directa: Un buen rodillo de este tipo es el ELITE DRIVO II, un modelo de alta gama que permite trabajar con gran potencia y estabilidad pero que sale algo caro, por encima de los 700 euros.

  • De equilibrio: El modelo ELITE ARION DIGITAL SMART B+ cuenta con tres rodillos parabólicos que ayudan a mantener en su sitio la bicicleta para no caerse. El plegable y fácil de guardar. Eso sí, cuesta por encima de los 600 euros.