Cuando hablamos de trineos automáticamente nos vienen a la cabeza paisajes nevados. Y es que deslizarse sobre la nieve es una actividad muy divertida tanto para adultos como los más pequeños de la casa. ¡Y también muy emocionante! Permitiéndonos descargar toda la adrenalina y dejar atrás el estrés acumulado en nuestro día a día.

yoigoescritorio

Podemos usar cualquier cosa. Desde una caja o saco hasta trineos de última generación especialmente diseñados para deportes de invierno. Y de este tema vamos a hablar en la entrada de hoy. Donde conoceremos las diferencias que existen entre el bobsleigh, el luge y el skeleton. ¡Comenzamos!

Bobsleigh

El bobsleigh surgió a principios del siglo pasado como una atracción turística de la estación de Saint Moritz. Y comenzó a desarrollarse como deporte olímpico a partir de 1924. Es una de las disciplinas más atractivas que existen. Ya que los participantes alcanzan velocidades superiores a los 100 kilómetros por hora en sinuosas pistas de hielo. Y de las más exigentes, debido a que hay que soportar fuerzas que llegan hasta los 5G.

Se usa un tipo de trineo especial denominado bob, construido con materiales resistentes y ligeros como la fibra de carbono. Y se fabrican en varias piezas, para así incrementar la aerodinámica y resistir mejor los golpes. Su longitud máxima es de 3,8 metros y la altura no debe superar los 0,67 metros. Existen distintas modalidades: de dos a cuatro miembros en categoría masculina y de dos en la femenina.

Los deportistas impulsan el trineo en la línea de salida con ayuda de unas líneas marcadas en el hielo. Y cuando alcanzan la velocidad suficiente se suben rápidamente para iniciar el recorrido. Este momento es clave para obtener la victoria, por lo que es habitual que los bobsleighers provengan de otros deportes especializados en carreras cortas y explosivas.

Luge

El luge es un deporte de velocidad que comenzó su andadura en Suiza a finales del XIX. Aunque fue Noruega quien lo popularizó tras incluirlo en los Juegos de Invierno de 1955. Adquirió categoría olímpica una década más tarde en Innsbruck y desde entonces su fama no ha dejado de crecer. Échale un vistazo a esta entrada si quieres saber cómo iniciarte el luge.

Yoigo Custom

A diferencia del bobsleigh, se puede practicar en solitario. Y en lugar de ir sentados, tendremos que situarnos bocabajo en el trineo. Al igual que en el caso anterior, la salida tiene una enorme importancia. Pero el impulso se realiza mediante unas barras que están situadas en las paredes del circuito. Y también con las propias manos, por lo que se utilizan guantes especiales con púas de metal. En cualquier caso, al no ayudarnos con las piernas, la salida es más lenta que en el bobsleigh o el skeleton.

Los trineos de luge están fabricados con estructuras metálicas de hasta 30 kilos y una longitud de 1,75 metros. El peso es muy importante, por lo que se utilizan trajes ligeros y aerodinámicos para deslizarse a toda velocidad por las pistas de hielo. Y la única protección con la que cuentan los deportistas es un casco con visera. ¿Quieres más información sobre este deporte de riesgo? Aquí podrás descubrir todo lo básico que necesitas saber.

Skeleton

Y finalmente vamos a hablar del skeleton, un deporte de riesgo que es fácilmente reconocible porque el piloto va tumbado boca abajo. Con la cabeza orientada hacia el frontal y los brazos pegados al cuerpo, para así conseguir una postura totalmente aerodinámica. Como puedes imaginar, es de los más peligrosos, por lo que requiere una enorme técnica, condición física y rapidez de reflejos.

El trineo de skeleton está formado por una carcasa de fibra de vidrio instalada sobre una estructura de acero. En la parte inferior tiene un par de patines redondeados en lugar de hojas afiladas como en el bobsleigh. Y en la zona superior incorpora dos soportes hechos a medida para sujetar al piloto. Los primeros prototipos se construyeron a finales del siglo XIX y la primera vez que se usaron fue en 1905 durante la competición de invierno de Austria.

La salida se realiza fuera del trineo como en las dos disciplinas anteriores. Pero la conducción es totalmente distinta, usando las piernas como timón y orientando el vehículo con sutiles movimientos e inclinaciones del cuerpo. El skeleton puede llegar a alcanzar velocidades en torno a los 150 kilómetros por hora, por lo que pese al riesgo que se corre es muy espectacular para los espectadores.

deporte luge

Deportes de invierno

Esta actividad está relacionada con la nieve o el hielo, ya sea natural o artificial. Y normalmente, los campeonatos oficiales se llevan a cabo en países con bajas temperaturas durante los meses de invierno. Podemos encontrar varias disciplinas distintas, como por ejemplo el patinaje artístico o de velocidad. En el primer caso el objetivo es realizar acrobacias con una partitura musical de fondo. Mientras que en el segundo hay que recorrer distintas distancias en el menor tiempo posible.

Otro de los deportes de invierno más populares es el esquí. El esquí alpino es una modalidad olímpica que consiste en descender un circuito sinuoso rápidamente. El esquí de fondo se basa en carreras contrarreloj de hasta 150 kilómetros. El biatlón combina el esquí de fondo con el tiro al blanco. Y también tenemos el esquí acrobático o el salto de esquí, con diversas subdisciplinas como el Ski archery, Skiboarding o Skibobbing.

Por último, veremos el Snowboarding, que se divide en Half-pipe, Boardercross y Freestyle. A lomos de una tabla tendremos que realizar impresionantes saltos, evitar obstáculos y descender a toda velocidad. Sin olvidarnos los mencionados descensos en trineo en sus modalidades de bobsleigh, luge y skeleton. Que convierten a los deportes de invierno en un espectáculo muy entretenido para toda la familia.