¿Quieres tener una experiencia inolvidable en kayak pero nunca has practicado? ¿Eres ya un apasionado de este deporte pero te enfrentas a una zona desconocida? Te dejamos estos ocho consejos básicos para que tengas una aventura en kayak inolvidable. Diversión y seguridad no tienen por qué estar reñidas. ¡Toma nota y disfruta!

Condiciones meteorológicas y estado de la marea

Cuando inicies una aventura en kayak, nunca te olvides de chequear las condiciones climáticas y el estado de las mareas que te esperan. El estado de las aguas puede variar en función de la meteorología y eso significa que puedes encontrar más o menos peligros. Por eso es muy importante que, antes de navegar, sepas lo que te espera y, si ves que lo que te espera no es bueno, mejor date la vuelta y prueba suerte otro día.

Da igual la experiencia que tengas, si las condiciones son inestables o hay lluvia o vientos fuertes, no te pongas en peligro innecesariamente.

El kayak se disfruta más en días soleados y con el agua en calma. Se trata de que sea una actividad divertida.

Tu seguridad es muy importante

Tienes que procurar que tu aventura en kayak se desarrolle en condiciones de seguridad. Para ello, ten en cuenta estas cuestiones:

  • Usa siempre chaleco salvavidas y casco, aunque no vayas a enfrentarte a aguas bravas. Los imprevistos ocurren y las corrientes aparecen cuando menos te lo esperas. Mejor ir prevenidos.
  • ¿Conoces las técnicas básicas de primeros auxilios? Nunca está de más que tengas la formación adecuada para casos de emergencia. Por ti y por los que vayan contigo.
  • No corras riesgos innecesarios. No intentes llegar a sitios para los que no estás preparado.
  • Aprende cómo rescatarte a ti mismo y a los demás. Mantén la calma, el miedo no es buen compañero de aventura.

Ponte cómodo (pero no mucho)

La forma de colocarte en el kayak es esencial para tener una buena experiencia en la navegación.

Yoigo Custom
  • Ponte recto pero con las piernas ligeramente flexionadas.
  • Agarra el remo correctamente, a una anchura un poco mayor que la de tus hombros.
  • No estés rígido, pero tampoco demasiado destensionado. Mantén la parte superior de tu cuerpo en posición vertical.
  • Colócate de forma que no apoyes la espalda en el kayak para que tu cuerpo pueda girar.

Mejores zonas y mejores horas

Aprovecha siempre las horas de sol para que tu aventura en kayak sea realmente placentera. Entrar al agua sin luz no es nada recomendable. Es una cuestión de seguridad.

Evita también las zonas prohibidas para la navegación: no entres en las zonas de baño, ni en canales de entrada y salida de puertos, etc. Si están acostadas es por algo.

Es bueno que te familiarices con el entorno, eso te dará mayor seguridad y te ayudará a reaccionar mejor en momentos de peligro.

Si remas por un lago, no te alejes de la costa. Las corrientes son muy peligrosas.

Y anticípate también a los cambios climáticos. Si ha habido una inundación, mejor evitar esa zona de crecidas, porque la navegación será muy complicada.

Equipamiento y comprobación del material

Es muy importante que, además del chaleco salvavidas y el casco, lleves siempre el equipamiento adecuado para tu aventura en kayak. A veces hay que llevar el traje de neopreno; otras, es mejor sólo el bañador o taparnos la cabeza para evitar una insolación. No nos olvidemos del protector solar, el botiquín, un silbato, bengalas…

Procura comprobar el estado de tu material antes de navegar. Si el kayak tiene alguna rotura, la cosa se puede poner fea. Revísalo todo.

También es necesario que elijas un equipo que te quede bien, ni grande ni pequeño.

Mejor mal acompañado que solo

Nunca remes solo. Por mucha experiencia que tengas en la navegación, es un riesgo innecesario emprender tu aventura en kayak sin compañía. Si tuvieras un accidente, nadie podría socorrerte.

En ese sentido, como apunte, procura informar de tus planes a alguien, incluso yendo acompañado.

Trata de ir siempre en grupo porque es la manera más segura y divertida de ir en kayak. Planear una escapada sin nadie con quien disfrutarla no es igual de placentero y esta actividad se presta a compartirla con amigos o familiares e incluso con personas a las que conocer. Pero, de verdad, por muy experto que seas, ir solo no es lo más aconsejable.

Planifica tu aventura

Esto es muy importante. Tienes que saber qué clima te va a hacer, qué equipo debes llevar, en qué horario y zona practicar, comprobar tu material… A eso se le llama planificar tu aventura en kayak. Además, si no tienes experiencia, tendrás que acudir a expertos que te guíen, no sólo con la actividad en sí sino también con el entorno en el que va a tener lugar tu experiencia.

La planificación previa te ayudará a disfrutar más del viaje. Asegúrate de saber qué necesitas (imagina que en la zona no hay bares y te vas sin bocadillo, menuda faena), lleva un mapa de la zona o un GPS para poder moverte de un lado a otro, infórmate sobre dónde te puedes alojar… Hay mil cosas que tienes que tener planificadas antes de salir a navegar.

Confía en los expertos y no te confíes

Tanto si eres principiante como si no, nadie nace sabiendo. Hay que ponerse en manos de un instructor que nos enseñe las nociones básicas para una aventura en kayak. Recibiremos los tips necesarios para que nuestra experiencia sea completa. Ellos conocen mejor que nadie el lugar y la actividad y saben cómo guiarnos.

Ir acompañado de un experto en zonas que no conocemos también es algo que tenemos que aplicar, por mucha experiencia que tengamos. El terreno desconocido es imprevisible y nadie está exento de los peligros.

Sigue siempre las indicaciones del guía para que tu experiencia sea más agradable y segura.

Y, en definitiva, no tengas miedo pero sé previsor y goza de la aventura pero no te hagas el valiente porque el exceso de confianza te puede aguar la jornada. ¿Vas a disfrutar, no? Pues no corras riesgos innecesarios.