Hacer paracaidismo es uno de los deportes de riesgo más excitantes que existen, con distintas variedades como el estilo libre o el skysurf. De hecho, está tan popularizado en nuestros días que incluso se sopesa su inclusión como disciplina olímpica. Si aún no te has animado a probarlo porque no estás segur@ del todo, en la entrada de hoy vamos a mostrar los 6 mejores consejos para el primer salto en paracaídas.

yoigoescritorio

Primer salto en paracaídas de la historia

El francés André Jacques Garnerin era un experto piloto de globos y uno de los más vehementes defensores de su inclusión en los conflictos bélicos.

Para demostrar la eficacia de un despliegue aéreo, el mismo Garnerin llevó a cabo el primer salto el 22 de octubre de 1797. Los cientos de asistentes quedaron alucinados al ver a un hombre descender sobre una especie de paraguas gigante.

El primer salto en paracaídas fue el 22 de octubre de 1797, por André Jacques Garnerín, que acabo con un par de huesos rotos. Clic para tuitear

La estabilidad no era la adecuada e incluso acabó con un par de huesos rotos. Pero consiguió llegar vivo a tierra, por lo que se trata del primer salto en paracaídas que ha sido registrado.

6 consejos para saltar en paracaídas

A continuación, vamos a mostrar algunos consejos que os servirán de gran ayuda para saltar en paracaídas por primera vez.

Salta cuando estés preparado

Yoigo Custom

No es buena idea tirarse en paracaídas si no estás totalmente convencido de hacerlo. Para tranquilizarte, te diremos que las medidas de seguridad son muy exigentes y los accidentes prácticamente inexistentes. La sensación de caída no hará que pierdas el conocimiento ni nada parecido. Y el aterrizaje es mucho más suave de lo que piensas. De hecho, la mayoría de las personas que saltan por primera vez repiten al poco tiempo.

Asegúrate que eres apto para saltar

Aunque cualquier persona mayor de edad puede saltar en paracaídas, existen algunos casos específicos que debemos tener en cuenta. Uno de ellos es el peso, ya que a partir de los 115 kilogramos se considera demasiado peligroso. También es necesario no haber practicado el día antes submarinismo, tomado alcohol o haber donado sangre.

Elige un instructor cualificado

En tu primer y posteriores saltos, elige siempre una compañía especializada que cuente con instructores capacitados y autorizados para ello. Además de garantizar que se toman todas las medidas de seguridad necesarias, te aconsejarán sobre las mejores posturas para aumentar o retrasar la velocidad de la caída libre, así como las técnicas básicas.

Lleva la ropa adecuada

Usa zapatillas deportivas cómodas y bien ajustadas, ya que de lo contrario podrías perderla en mitad del salto. Los pantalones deben ser elásticos, similares a los que usamos cuando vamos al gimnasio y que permiten una gran libertad para movernos.

Ten en cuenta que ahí arriba hace más frío. De hecho, cada 1.000 metros por encima del nivel del mar equivalen a 7 grados menos. Por lo tanto, lleva camiseta larga incluso en verano. Y si es invierno, no te olvides de usar guantes y una chaqueta polar.

Come algo antes de saltar

Recuerda, antes de saltar en paracaídas se aconseja comer frugalmente para evitar mareos o bajadas de tensión Clic para tuitear

Es muy recomendable comer frugalmente antes de saltar. Si lo hacemos con el estómago vacío nuestro nivel de azúcar estará muy bajo y podríamos marearnos. Y, por el contrario, si estamos en una digestión pesada nuestra sangre irá a parar al estómago en vez de al cerebro. No tomes café ni otros estimulantes, con una barrita energética o una pieza de fruta será más que suficiente.

Comienza con el salto en tándem

Hace unos años, para saltar en paracaídas era necesario recibir meses de adiestramiento. Sin embargo, gracias a los nuevos equipos métodos cualquier persona puede disfrutar de esta increíble experiencia en un solo día.

El salto en tándem es perfecto para aquellos que no han practicado nunca el paracaidismo. O para los que no quieren perder tiempo, ya que en menos de media hora estarás listos para saltar. Iremos en todo momento enganchado a un instructor, que será el encargado de velar por nuestra seguridad y accionar los paracaídas. Para que así no tengamos que preocuparnos por nada.