Siempre hablamos en este blog de la importancia de elegir el equipamiento adecuado para cada deporte de riesgo que practicamos. El material que utilizamos es esencial porque de él depende nuestra seguridad, nuestra comodidad y que tengamos una buena experiencia practicando nuestra actividad preferida.

En el paracaidismo, igual que no saltarías sin paracaídas, tampoco puedes lanzarte al vacío sin casco. Es un elemento obligatorio que nos puede salvar la vida en caso de accidente. Y no sólo hablamos de un posible impacto al llegar al suelo, sino también durante el vuelo.

Por eso, no te vale tampoco cualquier casco. Tanto en general como de manera específica para este deporte, no todos los cascos son iguales en el paracaidismo. Así, hemos pensado que sería buena idea darte algunas nociones sobre qué elementos debes tener en cuenta a la hora de elegir tu casco de paracaidismo.

Tipos de casco

La elección de tu casco de paracaidismo es muy importante. Como te decimos, lo primero es tu seguridad, pero también has de tener en cuenta otros factores para dar con el material de protección más adecuado para ti. También tus preferencias juegan un papel esencial a la hora de decantarte por un tipo de casco u otro, ya que puedes encontrar dos modalidades principales:

Casco integral o fullface

Este tipo de casco te da una mayor cobertura, ya que protege -además de la cabeza en la parte superior, posterior y los laterales- la cara y la barbilla.

Es un tipo de casco muy recomendable y el que utiliza la mayoría de los equipos de paracaidismo cuando vuelan juntos y muy próximos unos a otros. Cualquier imprevisto puede ocasionar un impacto que puede ser muy peligroso a esas velocidades.

Yoigo Custom

Pese a que es un casco que da mayor protección, hay un elemento al que se debe prestar especial atención: el visor. Por un lado, puede empañarse durante el vuelo y limitar nuestra visibilidad. Esto puede evitarse eligiendo un casco en el que se pueda abrir y cerrar dicho visor. Por otra parte, el visor es un elemento que se daña y que, por tanto, es necesario cambiar de manera periódica, lo que supone un gasto extra que debemos tener en cuenta. Igual que las piezas del mecanismo que permite la apertura de la visera.

Por último, relacionado también con esta parte del casco integral, hay que señalar que algunos cascos más antiguos tienen un campo de visión limitado, algo que también deberás comprobar cuando vayas a comprarlo.

Este casco es el que siempre utilizan los alumnos durante su aprendizaje.

Casco abierto u openface

Una vez conseguido el título de paracaidismo, muchos paracaidistas prefieren el casco abierto, que es ése que permite sentir el viento en la cara. No por el hecho de recibir el viento en sí, sino porque aumenta su visibilidad. Hay quien, con el casco integral, tiene cierta sensación de claustrofobia, lo que hace que la experiencia del vuelo no sea del todo agradable.

Este tipo de cascos son más fáciles de mantener y de utilizar porque sólo tienen una hebilla para abrocharlos debajo de la barbilla.

Además, este tipo de cascos también son más baratos, lo que hace que muchos prefieran este tipo de casco por delante del integral.

El gran inconveniente del casco abierto es que no te da toda la protección que necesitas, ya que la cara queda desprotegida.

Eres tú quien tiene que valorar con cuál de las dos opciones te sientes más cómodo y ponderar si lo económico compensa o no a la cuestión de la seguridad, aunque hay quien se siente menos seguro al no poder ver con toda la amplitud de campo que quisiera.

Escoger la talla correcta

Elijas el tipo de casco que elijas, no es nuevo que te digamos en este blog que es muy importante elegir la talla correcta de tu material. En el caso del casco, si éste te queda grande, bailará y no te dará la protección adecuada. Y, si te queda pequeño, directamente no te lo vas a poder poner porque a ver cómo metes la cabeza.

Bromas aparte, en las tiendas especializadas tienes diferentes medidas según la marca que escojas, por eso tienes que probártelo y asegurarte de que es tu talla.

Te recomendamos que sigas las guías de tallaje que suelen dar los fabricantes pero, si aun así no lo tienes claro, pregunta a los expertos en tu tienda de confianza o a tu instructor de vuelo. Y, siempre que puedas, pruébatelo.

Materiales

Cuando se está aprendiendo en el paracaidismo, el casco obligatorio para los alumnos es el integral, que puede ser de cuero estilo aviador, muy parecido al que se lleva en la moto.

No es lo normal entre los alumnos, pero también se puede llevar el casco abierto.

En cualquiera de los dos casos, sea cual sea su diseño, el casco de paracaidismo suele estar fabricado con materiales duros.

Cada vez es más frecuente que estén hechos de fibra de carbono, que es un material muy resistente y, a la vez, ligero.

Y, en cuanto al diseño, pueden ser desde los más simples a cascos con diferentes bases para colocar cámaras de vídeo o foto que permiten registrar todo el vuelo en primera persona.

¿Nuevo o segunda mano?

Ya sabes que en este blog siempre te decimos que si no vas a hacer un uso frecuente del material porque no vas a practicar un determinado deporte con asiduidad, lo mejor es alquilar o comprar de segunda mano.

Sin embargo, también insistimos en que tu seguridad bien merece un esfuerzo económico y ten en cuenta de que un casco usado siempre tendrá menos vida útil y ya habrá sufrido algún que otro arañazo que le reste eficiencia.

De todos modos, somos conscientes de que tienes que poner en la balanza tu presupuesto a la hora de elegir el mejor casco de paracaidismo. Así que, para estar completamente seguro, pide información a un experto de confianza. Siempre será quien te ayude a elegir la mejor opción para ti.