El mundo submarino posee una belleza exuberante. Por esta razón, el buceo se ha convertido en una actividad muy popular en los últimos tiempos. No obstante, se trata de un deporte de riesgo, por lo que es indispensable tomar todas las medidas de precaución necesarias. Y además, conocer el funcionamiento del material y las técnicas básicas para sumergirnos.

yoigoescritorio

En la entrada de hoy vamos a hablar del bautismo de buceo, la primera inmersión que debemos realizar antes intentarlo por nuestra cuenta. Conoceremos quienes pueden hacer este proceso de iniciación al buceo y el equipo habitual que se utiliza.

¿Qué es un bautismo de buceo?

Según la PADI (Professional Association of Diving Instructors), el bautismo de inmersión es una experiencia que sirve para determinar si realmente nos gusta el submarinismo. A partir de aquí, podemos seguir progresando hasta obtener un título oficial. O bien abandonar esta actividad para siempre y ver el fondo marino a través de la pantalla del televisor.

¿Quién puede hacer un bautismo de buceo?

Para realizar el bautismo de buceo la ley establece una edad mínima de 10 años. Por lo demás, cualquier persona que esté interesada puede llevarlo a cabo en un centro de submarinismo homologado. Normalmente, constan de una clase teórica sobre los conceptos básicos de seguridad. Especialmente, la forma en la que debemos colocarnos la máscara, el tubo y las aletas. Y también el funcionamiento de la botella de oxígeno o el regulador para respirar.

A continuación, llega la sesión práctica. Primero nos sumergiremos a poca profundidad bajo el agua con todo el equipo puesto. Para que puedas aplicar sin estrés la teoría que has aprendido. Y cuando te sientas más segur@, harás la inmersión definitiva a una profundidad de unos 10 metros.

¿Quieres sentirte libre y nadar como un pez? ¿Disfrutar de las maravillas de la fauna marina? Entonces, nuestro consejo es que hagas el bautismo de buceo y descubras si se trata de una actividad adecuada para ti.

Yoigo Custom

Nunca te sumerjas solo

Cuando se trata de bucear, existe una regla que siempre debes cumplir a rajatabla: no te sumerjas solo. Durante el bautismo, estarás acompañad@ en todo momento por un instructor especializado que velará por tu seguridad. Posteriormente, siempre que quieras practicar esta actividad por tu cuenta debes hacerlo en grupo.

¿Por qué? El fondo marino es cautivador. Y también impredecible. Podemos sufrir los efectos de una corriente marina. Golpearnos contra una roca. O tener la mala suerte de que alguna parte esencial del equipo se rompa. En estos casos, si estamos solos, podríamos correr peligro de muerte.

Así que ya sabes, nunca pierdas de vista a los demás buceadores que te acompañan. Si esto ocurriera, búscalo durante un minuto. Y si no tienes éxito, avisa inmediatamente a tu instructor o el centro de submarinismo al que pertenezcas.

Equipo básico para el bautismo de buceo

El equipo básico para el bautismo de buceo es el mismo que se usa en las inmersiones normales. La máscara es uno de los elementos más importantes. Ya que crea una cámara de aire que permite una visión excelente del fondo del mar. Además, protege la nariz de las presiones e impide que se produzca el efecto ventosa.

El traje de buceo también es esencial, ya que nos ayuda a soportar las bajas temperaturas del agua. Se recomienda llevarlo incluso en climas cálidos, ya que de esta forma nos protegerá del contacto de las medusas y otros accidentes. Existen muchos materiales distintos, pero el más popular es el neopreno.

La botella de oxígeno está construida en acero o aluminio y tiene una capacidad que va de los 5 a los 18 litros. Aquí es donde se almacena el aire que respiraremos mientras buceamos. Dispone de un regulador, dispositivo que reduce la presión de la botella para que podamos usarla.

Pasar una hora debajo del agua es posible. Descubre el bautismo de #buceo y experimenta una sensación única. Clic para tuitear

Las aletas sirven para coger impulso dentro del agua. Los principales modelos son abiertos, que se ajustan con una correa. O cerrados, que tiene el mismo sistema que el calzado convencional. También es muy importante el chaleco. Que además de sujetar la botella de oxígeno, compensará nuestra flotabilidad. Ya que al accionar unos pulsadores, lo inflaremos o vaciaremos.

Sin embargo, los cuerpos flotan en el agua, por lo que es necesario añadir un lastre o peso para sumergirnos sin problemas. Se suelen transportar en el cinturón o el chaleco. En situaciones de escasa visibilidad, bien porque sea de noche o estemos sumergidos a mucha profundidad, hay que llevar una linterna.

Y no te olvides de completar el equipo básico del bautismo de buceo con un cuchillo. En el caso de que te quedes atrapado con un cabo, podrás soltarte rápidamente.