Seguro que has oído que los pedales automáticos son ahora lo mejor para tu MTB pero, antes de lanzarte al barro, descubre en este post todas las prestaciones que te puede aportar este tipo de pedales cuando subes a tu bicicleta. Conoce las diferencias con los pedales habituales y compara todas las ventajas y desventajas para poder elegir los pedales más adecuados para ti. ¿Te lo contamos todo!

Características de los pedales automáticos

En el mercado puedes encontrar diferentes tipos de pedales para tu MTB y no siempre es fácil elegir los más adecuados para ti. ¿Cuáles son los tipos de pedales existentes para tu bicicleta de montaña?

  • Planos o de plataforma: Son pedales clásicos, sin dispositivos de sujeción al pie ni necesidad de utilizar zapatillas especiales. Son los más indicados para quienes están iniciándose en el MTB.
  • Automáticos: Cuentan con un mecanismo para mantener el pie sujeto sobre el pedal con una cala que va colocada bajo la zapatilla. Este dispositivo se libera de forma automática si quieres levantar el pie por algún motivo, para que no te quedes enganchado si te caes, etc.
  • Mixtos: Tienen dos caras, una plana y otra automática y eso te da mayor versatilidad para diferentes situaciones.

Centrándonos en los pedales automáticos, vemos que nos proporcionan una sujeción óptima y nos ayudan a mejorar el control sobre nuestra bicicleta. Además, también son recomendables si queremos lograr una postura menos perjudicial para nuestro cuerpo y evitar las temidas lesiones sobre la bicicleta.

Su uso en montaña

Los pedales automáticos son un elemento más que implantado en nuestras bicicletas desde hace mucho tiempo, tanto en carretera como en montaña. Pero, como todo, es una cuestión de gustos, por un lado, y de comodidad, por otro. Hay quien prefiere este tipo de pedales para su MTB y hay quien opta por un modelo mixto. Pero, ¿sabemos bien cuándo es recomendable utilizar pedales automáticos y cuándo no?

Si lo tuyo es el ciclismo de montaña, has de saber que unos pedales automáticos te darán mayor libertad de movimientos sobre tu bici porque con ellos se gana en capacidad de maniobra y eso es algo muy importante en terreno de gran dificultad técnica como es la montaña.

Es verdad que hay ciertas maniobras especiales con las que es más fácil operar si llevas unos pedales tradicionales, ya que ofrecen una mejor maniobrabilidad.

Yoigo Custom

Pero también juega un papel importante la cuestión de la seguridad. Moverse en MTB implica hacerlo en terrenos difíciles e inestables en los que no es extraño perder el equilibrio o que se resbale el pie y vayamos al suelo. Para evitar esto, el uso de los pedales automáticos está más que justificado en la montaña, porque te permiten mayor estabilidad ya que el pie no te va a resbalar del pedal. Tendrás que sacrificar un poco de libertad de movimientos para tener una mejor sujeción y evitar accidentes.

Ventajas

Si no terminas de decidirte entre elegir unos pedales automáticos o no para tu bicicleta de montaña, toma nota de todas las ventajas que te proporciona este tipo de pedales con calas:

  • Dan mayor control sobre la bicicleta y también mayor eficiencia en el pedaleo.
  • Hacen posible una mayor potencia en cada pedalada gracias a que hay un ‘pedaleo redondo’.
  • Nos ayuda a realizar una conducción más técnica.
  • Se consigue un pedaleo más preciso.
  • Te permite pedalear hacia adelante y hacia atrás.
  • Mantiene siempre el pie en la misma posición.
  • Proporciona una posición más estable que evita que se produzcan lesiones.

Desventajas

Obviamente, no todo lo que nos proporciona un pedal automático en nuestra bici de MTB es positivo y, como todo, además de cosas buenas también hay algunos inconvenientes del uso de este tipo de pedales que debes conocer:

  • Para empezar, tienes que aprender a usarlos porque, si no estás acostumbrado, al principio cuesta.
  • Al principio se corre el riesgo de caída hasta que se aprende a anclar y desanclar la zapatilla correctamente.
  • Puede llevar más tiempo desengancharse en caso de tener que echar un pie a tierra.
  • Hacen falta unas calas específicas para cada tipo de pedal.
  • No es tan fácil pedalear como cuando se va con un calzado normal. Desde luego, no es igual que montar en bici en la ciudad.
  • Puede costar un poco más colocar los pies en los pedales al arrancar.
  • Si vas inseguro con este tipo de pedales puedes perder eficiencia, sobre todo en los terrenos más técnicos.

Vistas las ventajas y los inconvenientes, lo mejor es que pruebes los pedales automáticos en tu MTB y veas qué opción es mejor para ti. Cuando te acostumbres, sólo tendrás que pensar en los que te resulten más cómodo en cada circunstancia.

Conclusiones

Hoy en día es cada vez más común utilizar pedales automáticos para ir en MTB. Las principales razones que nos llevan a elegir entre este tipo de pedales y unos de plataforma es la seguridad y la eficiencia. En este caso, unos pedales automáticos no te permiten bajar de la bici con tanta rapidez pero te dan más eficiencia en muchos sentidos y te aportan un extra de seguridad para terrenos complicados.

Eso sí, cuando elijas tus pedales automáticos, ten en cuenta que no será fácil al principio encontrarte cómodo con ellos. Por eso, sigue estos consejos:

  • Ajusta la tensión de los pedales.
  • Elige las calas adecuadas para ti porque el sistema puede variar de unos pedales a otros.
  • Ten en cuenta el peso y el agarre del pedal, así como su resistencia.
  • Escoge las dimensiones de la plataforma de apoyo del pedal que necesites.
  • Puedes elegir entre el agarre por una sola cara o por las dos, lo que te resulte más fácil.

Recuerda que tus sensaciones sobre la bicicleta son esenciales a la hora de elegir los pedales de tu MTB. Como siempre te decimos, pregunta tus dudas a los expertos antes de realizar el gasto y, si puedes, prueba las distintas opciones que tienes y quédate con la que mejor te haga sentir sobre la bici.